Blog del párroco
Domingo 17º del Tiempo Ordinario (24 de julio) 
domingo, julio 17, 2011, 11:51 PM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 17º DEL TIEMPO ORDINARIO (24 de julio)

1ª Lectura. 1er. Libro de los Reyes 3, 5.7-12. Pediste discernimiento. Aquí la sabiduría consiste en saber gobernar y juzgar, elegir siempre lo mejor según la mente y el corazón de Dios.

Salmo 118. Cuánto amo tu voluntad, Señor.

2ª Lectura. Romanos 8, 28-30. Nos predestinó a ser imagen de su Hijo.

Evangelio. Mateo 13, 44-52. Vende todo lo que tiene y compra el campo.

Seguimos con parábolas del Reino: la del tesoro escondido y la de la perla de gran valor. El Señor, con las parábolas, nos habla con sencillez y claridad, nos enseña, y al interpelarnos, nos implica esperando una respuesta personal.

Hoy el Señor nos pregunta: cuando sabes que tienes un tesoro o una perla de gran valor al alcance de la mano, ¿qué pasa en tu vida, qué eres capaz de hacer? Lo de encontrar un tesoro ha sido siempre un sueño en la vida de todos para llegar a ser muy ricos.

En la parábola el Señor nos dice que quien lo encontró se llenó de alegría; vendió lo que tenía para poder conseguir el campo, donde se encuentra el tesoro o la perla; y cavó y ahondó hasta que los encontró.

Llenarnos de alegría. ¡Cuántas veces consideramos el evangelio, la vida cristiana, como una carga que nos limita y nos llena de obligaciones que nos fastidian! Conocer al Padre, a Jesucristo, experimentar la presencia del Espíritu en nosotros, en la Iglesia, en el mundo…La Palabra con toda su riqueza…Cuando nos falta la alegría en la vida cristiana es porque no la acogemos como un don.

Y venderlo todo, para conseguirlo. Santa Teresa de Jesús nos decía que Dios nunca fuerza nuestra voluntad, que se nos da del todo, si se lo damos todo. ¡Cuántas veces pensamos que “darlo todo” empobrece! Dios quiere nuestra pobreza para podernos llenar de todo lo que realmente vale, de todos su bienes temporales, espirituales y eternos. No hay comparación entre lo que damos y lo que recibimos, entre aquello a lo que renunciamos y todo lo que Dios nos proporciona y facilita de otras maneras.

Y cavar muy hondo para encontrarlo. Desde la superficialidad o las concesiones al mundo de lo fácil, ¡qué difícil resulta desarrollar el mundo de la interioridad! Saber entrar dentro de nosotros para descubrir al Señor, hace referencia al mundo de la oración profunda, de la contemplación, donde todo se experimenta de otra manera. Y con paciencia y esfuerzo. La oración es un trabajo que requiere acallar muchas voces e intereses personales para llegar a Dios, al conocimiento de su voluntad sobre todo.

Alegría, desprendimiento con sacrificio, y profundidad para llegar a la verdad. Elegir y preferir para hacerlo vida. El tesoro de la fe, de los valores del Evangelio, del proyecto de Dios sobre nosotros, es lo que realmente nos hace ricos.

No podemos vivir a medias. Necesitamos vivir la riqueza de le fe y ayudar a muchos hermanos próximos que pueden experimentar lo insuficiente de sus ideales, proyectos y vidas. Sabemos dónde está el tesoro y cómo llegar a él.





Comentarios