Blog del párroco
LA CANDELARIA Y SAN BLAS (2 Y 3 DE FEBRERO) 
lunes, enero 28, 2013, 12:58 AM - Otros
Semana del 28 de enero al 3 de febrero

Sábado 2 de febrero. Presentación de Jesús y purificación de la santísima Virgen.

A los 40 días del nacimiento del Señor ha llegado el tiempo de subir al templo a presentar en él a Jesús.

La ley del Señor mandaba que las mujeres de Israel, después de su alumbramiento, permaneciesen 40 días sin acercarse al templo, terminado este plazo ofrecían un sacrificio para quedar purificadas; un cordero y una tórtola o paloma, si eran pobres.
Otro precepto del Señor declaraba propiedad de Dios todos los primogénitos y el precio del rescate eran cinco siclos, que representaban cada uno veinte óbolos. María, sin necesidad y con mucha humildad cumple el doble precepto. Entre la gente, con humildad, rescata a su hijo.

El cordero que ofrecen es Cristo mismo.

Vivía un anciano que había sabido mantener viva en su corazón la esperanza del mesías; el Espíritu Santo le había hecho sentir que antes de morir conocería al Mesías. Cuando lo tuvo en sus brazos exclamó: “Ahora, Señor, según tu promesa, ya puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto al Salvador, luz de los pueblos y gloria de Israel”. Con él estaba la anciana profetisa Ana que también celebraba la gloria del Señor.

Este día bendecimos las candelas unidos a la purificación de la Virgen y con ellas salimos al encuentro de Cristo luz de las gentes.
Estos cirios se han encendido para protegernos de tormentas y en el lecho de muerte, como recuerdo de la inmortalidad que Cristo nos ha ganado. Siempre han sido valorados y utilizados en momentos importantes de la vida de las familias cristianas.


San Blas, obispo y mártir.
Fue obispo de Segaste y mártir a principios del siglo IV. En Oriente, y sobre todo en Armenia, se le tiene gran devoción y su culto, introducido pronto en occidente, ha sido muy popular. Se le invoca especialmente contra los males de garganta y de muelas. Es considerado uno de los santos auxiliares. Se le celebra fiestas en muchos pueblos y terminada la celebración se bendicen alimentos y frutos que portan los devotos para poderlos comer bendecidos y pedir la protección del santo.

En la parroquia hacemos la bendición de San Blas terminada la misa de 11 horas.


Comentarios