Blog del párroco
DOMINGO 26º DEL TIEMPO ORDINARIO 
sábado, septiembre 25, 2010, 03:43 PM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 26º DEL TIEMPO ORDINARIO (26 de septiembre)

1ª Lectura: Amós 6,1ª.4-7: los disolutos encabezarán la cuerda de los cautivos.

Salmo 145: Alaba, alma mía, al Señor.

2ª Lectura: 1ª Timoteo 6, 11-16: Guarda el mandamiento hasta la manifestación del Señor.

Evangelio: Lucas 16, 19-31: Recibiste bienes y Lázaro males, por eso encuentra aquí consuelo mientras que tú padeces.

Las lecturas de este domingo nos siguen planteando el tema del domingo anterior. La semana pasada el Señor nos decía que no se puede servir a Dios y al dinero. Hoy vemos el peligro de vivir inmersos en un ambiente materialista, de riqueza y derroche.
Jesús nos recuerda el peligro que conlleva el mal uso de las riquezas: se nos puede endurecer el corazón hasta hacernos ciegos e insensibles ante la necesidad del hermano, hasta que veamos lógica y normal la situación de pobreza y sufrimiento que siguen padeciendo tantos Lazaros cercanos a nosotros.
El salmo, como tantas veces la palabra de Dios, nos recuerda quienes son los preferidos de Dios: los oprimidos, los hambrientos, los cautivos, los ciegos, los que se doblan, los huérfanos…Amos en la primera lectura afirma que los que viven en la opulencia no son capaces de ver mas allá de sí mismos, que el lujo no deja ver los desastres del pueblo.
En el evangelio vemos el abismo que puede mediar entre un rico y un pobre, en la vida y a los ojos de Dios. El Señor llama a los fariseos “amigos del dinero”; al pobre solo le sobran penurias y calamidades.
Cuando mueren los dos, sus destinos se intercambian: el pobre va al seno de Abraham y el rico es destinado al abismo.
El relato no intenta describirnos que es lo que hay mas allá, sino hablarnos de la justicia de Dios, quien no abandona a los que sufren, a los pobres y abandonados, dándoles todo lo que el mundo les niega, porque es misericordioso.
Las peticiones del rico a Abraham subrayan la responsabilidad de las acciones humanas (lo ya hecho es irreversible) y la importancia de escuchar la Palabra y dejarse interpelar y convertir por ella (“tienen a Moisés y a los profetas, que los escuchen”)
También en nuestro tiempo la preocupación por el propio bienestar puede ir unida a la despreocupación por la vida de los demás. Escuchamos la Palabra de Dios, que nos inquieta y nos interpela, pero que no termina de convertirnos (“si no escuchan a Moisés y a los profetas…”). Unido a la insensibilidad ante la palabra está la sordera y ceguera ante el escandaloso espectáculo de la pobreza en el mundo.
El seguimiento de Jesús nos pide no dejar que se endurezca nuestro corazón; que la búsqueda del bienestar, para nosotros y los nuestros, no nos cierre ante la compasión, afectiva y eficaz, que requieren nuestros hermanos.



( 376 visualizaciones )
CARTA A LOS NIÑOS DE LA CATEQUESIS Y A SUS PADRES Y FAMILIARES 
sábado, septiembre 25, 2010, 07:17 AM - Otros
CARTA A LOS NIÑOS Y A SUS PADRES Y FAMILIARES AL COMIENZO DEL CURSO DE CATECISMO PARROQUIAL

Queridos niños, padres y familiares:

Ante este nuevo curso, nosotros como muchas personas, también “queremos ver a Jesús”. Sabemos que vino a nuestro mundo y “acampó entre nosotros”, que a los que le conocieron les hizo “hijos de Dios” y les dio una forma nueva de vivir, les ayudó a hacer el bien y les enseñó el camino para ser felices; tenemos la certeza de que está en la Iglesia y se quedó en la Eucaristía. Ojala nos encontremos con él,“escuchemos su voz”, se quede con nosotros y nos considere de los suyos.

Para algunos de vosotros es el primer año de catequesis y estaréis un poco preocupados porque aún no nos conocéis. Para otros ya es el segundo o el tercer año y venís como a vuestra casa. Os ayudaremos en el camino de este encuentro con Jesús y vendréis muy contentos.

En la parroquia vais a descubrir muchas cosas: vais a conocer a otras personas y vais a encontraros con otra familia que es la Iglesia.
Esperamos que vengáis muy a gusto. En la capilla donde está Jesús en el sagrario rezaremos todos los martes y saludaremos a la Virgen María, la madre de Jesús, que desde el cielo se interesa mucho por nosotros, aprenderemos algunos cantos.

También os pediremos que estéis atentos en la catequesis y os aprendáis de memoria algunas cosas. Todo lo que aprendemos con cariño no se nos olvida nunca.

En vuestra casa os van a ayudar. Vuestros padres saben que ellos son necesarios, porque al ser los que mas os quieren son quienes mas os pueden enseñar. Esperamos que además de rezar por vosotros os acompañen en la oración. Que al mismo tiempo que os dan muy buen ejemplo os enseñen a distinguir el bien del mal y a elegir siempre el bien. Que os ayuden a aprender de memoria las preguntas del catecismo, ellos que quieren que sepáis tantas cosas y que vengáis juntos a la eucaristía del domingo.

Os esperamos con mucha ilusión y ya estamos rezando por vosotros.

Vuestros sacerdotes y catequistas.

( 361 visualizaciones )
ACTIVIDADES PARROQUIALES SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2010 
viernes, septiembre 24, 2010, 11:51 PM - Avisos
ACTIVIDADES PARROQUIALES
Septiembre
Martes 28: Retiro espiritual las 17 horas. Meditación y santa misa.

Miércoles 29: Grupo de Cáritas a las 17´30 horas

Octubre
De lunes 4 a miércoles 6, triduo de preparación a la fiesta de la Titular de la parroquia, Ntra. Sra. del Remedio:
Exposición solemne del Santísimo a las 19´30
Santa Misa con homilía a las 20 horas.

Martes 5: Inscripción y comienzo de los tres niveles de la catequesis de infancia-primera comunión a las 18’15 horas. Las sesiones durarán una hora.

Miércoles 6: Inscripción y comienzo de la catequesis de postcomunión y de confirmación a las 18’15 horas.

Jueves 7: Fiesta de Ntra. Sra. del Remedio, Titular de la parroquia. Misas a las 12´30 y concelebrada a las 20 horas.

Jueves 14: Comienza el curso de formación permanente a las 20’30 horas. Estudiaremos el evangelio de San Juan siguiendo el texto de Anselm Grün de Editorial Verbo Divino (la casa de la Biblia).

Jueves 21: Comienza el curso de Vida Ascendente a las 18 horas. Los guiones de este curso se facilitarán en la parroquia y tratan del libro de los salmos.

Domingo 24: DOMUND, día de las misiones. A esta finalidad se dedicarán todas las colectas.
También comienzan las 40 horas de oración ante el Santísimo en la parroquia, hasta el miércoles 27, incluido.
Expondremos de 9’30 a 13 y de 16’30 a 19’45 horas..

Martes 26: Reunión con padres de niños de 1ª comunión, tercer curso de catequesis, a las 20’30 horas

Jueves 28: Comienza el curso de Espiritualidad y Liturgia a las 18 horas.

Domingo 31: las misas vespertinas siguen el horario de domingo (aunque es víspera de la solemnidad de Todos los Santos) a las 20 y 21 horas.

( 444 visualizaciones )
DOMINGO 25º DEL TIEMPO ORDINARIO (19 de septiembre) 
sábado, septiembre 18, 2010, 04:56 PM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 25º DEL TIEMPO ORDINARIO (19 de septiembre)

1ª Lectura: Amós 8, 4-7. Contra los que compran por dinero al pobre

Salmo 112: Alabad al Señor que ensalza al pobre.

2ª Lectura: 1ª a Timoteo 2, 1-8. Pedid por todos los hombres a Dios que quiere que todos se salven.

Evangelio: Lucas 16, 1-13. No podéis servir a Dios y al dinero.

El mensaje del evangelio es claro y radical. No se puede servir a Dios y al dinero. La segunda lectura nos dice que solo hay un Dios y que cuando se le da un valor absoluto al dinero, Dios queda desplazado de la vida del hombre, ya que poco importan los pobres y los que más sufren; en el salmo repetimos que los pobres están en el corazón de Dios. Amós denuncia la idolatría del dinero por anteponerlo a las personas.

Los bienes materiales son buenos, pero ¿qué uso hacemos de ellos? El evangelio nos habla de un administrador poco honrado, que falsea recibos perjudicando a su señor, porque quiere ganarse amigos que le ayuden a vivir sin sufrir la vergüenza de ser pobre y sin pasar necesidad.
El amo no habla de su falta de honestidad, sino que alaba su sagacidad por intentar superar las dificultades que se le van a presentar.
La parábola invita al cristiano a actuar con la misma sagacidad ante las exigencias del evangelio, para que aprovechemos el tiempo, las cualidades y los medios materiales para ganar los bienes eternos.
El dinero es peligroso cuando se convierte en un ídolo que domina nuestra vida, en un dios que impide seguir al verdadero Dios, porque puede hacernos codiciosos, caprichosos, injustos, insolidarios. El dinero es un medio, no un fin, que se debe administrar con responsabilidad y con caridad.
¿Realmente tenemos tanto interés por las cosas del Reino de Dios?
En la actual situación de crisis económica por la que pasan tantas familias, ¿en que puede consistir la “astucia del cristiano”?
La sociedad continuamente nos envía reclamos de consumo y bienestar material ¿qué nos exige administrar cristianamente el dinero?
El cristiano siempre ha sido austero en su vida, justo en sus relaciones y en su trabajo y entrega, generoso. No vale la pena atesorar riquezas para sí, sino ser rico para Dios.



( 423 visualizaciones )
Domingo 24º del Tiempo Ordinario (12 de septiembre) 
viernes, septiembre 10, 2010, 11:47 PM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 24º DEL TIEMPO ORDIARIO (12 de septiembre)

1ª Lectura: Éxodo 32, 7-14: El Señor se arrepintió de la amenaza que había pronunciado.

Salmo 50: Me pondré encamino adonde está mi padre.

2ª Lectura: 1ª a Timoteo: Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores.

Evangelio: Lucas 15, 1-32: Habrá alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta.

Es siempre la misma historia.
Una y otra vez, el pueblo se aleja de Dios y Dios sale a buscarlo.
En el éxodo, al poco de sellar Dios en el Sinaí su alianza, los israelitas se fabricaron el becerro de oro y Dios les perdonó.
Es la historia que se nos narra Pablo en la 1ª a Timoteo: “a mí, que era un blasfemo y perseguidor…Dios me ha tratado con misericordia”.
Son las historias que nos cuenta Lucas, la de la oveja perdida que el pastor bueno sale a buscar y cuando la encuentra vuelve con ella rebosante de alegría; y la de la moneda perdida encontrada con mucho esfuerzo y que provoca una gran fiesta; o la del padre bueno que abandonado y ninguneado por el hijo que piensa que para ser feliz tiene que prescindir del padre, de su familia y de todo lo que ha aprendido. El padre, en silencio, siempre espera, para acoger de nuevo, como hijo muy querido, a quien le ha abandonado, sin reproches, para que recupere su dignidad perdida.

La historia del padre bueno nos sitúa ante el misterio de Dios y el misterio de la condición humana. El hijo menor, como muchas personas, quiere romper ataduras, piensa que para ser libre, tiene que desaparecer su padre: dame la parte de herencia que me corresponde. El padre accede porque sabe que el hijo debe decidir libremente su camino, aun con todos los riesgos.
Es la situación actual. Cuantas personas y cuantas veces incluso nosotros mismos, pensamos que para ser felices y realizarnos debemos vernos libres de Dios, quien debe desaparecer de las conciencias y de la sociedad, porque es un freno y un peso. El Padre siempre guarda silencio, nos sigue de cerca, pero no nos coacciona. Cada mañana nos seguirá esperando.

Con tristeza y preocupación vemos como la sociedad moderna se aleja de Dios, de su doctrina, de su autoridad, de su recuerdo. Esperamos que Dios nos siga acompañando aunque nos empeñemos en perderle de vista.
Cuando el hijo de la parábola se instala en una vida desordenada y caótica, y llega a experimentar el vacío interior y el hambre de Dios, puede aparecer en su interior el deseo de una libertad nueva y verdadera junto a su padre. Reconoce su error y toma una decisión> me pondré en camino y volveré junto a mi padre.

Muchos lo harían si conocieran a ese Dios, que según la parábola de Jesús, sale corriendo en nuestra búsqueda, nos abraza, nos perdona, nos dignifica. Hace que volvamos a sentirnos personas, hijos y hermanos. Por desgracia, para muchas personas, Dios ha desaparecido por completo del horizonte de sus vidas.

Los cristianos, en vez de llevar una vida que refleje miedos, tristezas, fastidios…necesitamos vivir desde la experiencia de que tenemos un Padre que nos ama, nos busca, nos espera y nos sostiene así. Nada hace crecer tanto a nivel personal ni sentirse mas libres que el vivir el evangelio. Igual que nada compromete tanto, como sentirse tan queridos. El tener un Padre tan bueno, nos pone muy alto el listón de corresponder con nuestra vida. A tal Padre, tales hijos. Y a tantos hermanos alejados, mayor entrega.

Debemos ser testigos e indicadores del amor de Dios.
El hijo mayor de la parábola se entristeció por la vuelta del hermano. Nosotros debemos ayudar al Padre, para que los hermanos que viven en la oscuridad y lejanía se reencuentren con el Padre que quiere cambiar y llenar de sentido sus vidas.

( 375 visualizaciones )

<< <Anterior | 73 | 74 | 75 | 76 | 77 | 78 | 79 | 80 | 81 | 82 | Siguiente> >>