Blog del párroco
DOMINGO 3º DEL TIEMPO ORDINARIO (22 de enero 2012) 
sábado, enero 21, 2012, 11:56 PM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 3º DEL TIEMPO ORDINARIO (22 enero 2012)

San Vicente Diácono y Mártir, Patrono Principal de la Diócesis de Valencia.

1ª Lectura. Jonás 3, 1-5.10. Los ninivitas se convirtieron de su mala vida.

Salmo 24. Señor, instrúyeme en tus sendas.

2ª Lectura. Primera a Corintios 7, 29-31. La apariencia de este mundo se termina.

Evangelio. Marcos 1, 14-20. Convertíos y creed la Buena Noticia.

Comenzamos a leer, en este ciclo B, el evangelio de San Marcos; es el primer evangelio que se pone por escrito, que recoge fuentes históricas muy antiguas sobre los hechos y las palabras de Jesús, presentado desde el principio como el Mesías de Dios. Es el evangelio más corto y sencillo en su expresión; comienza con la predicación del Bautista; en el principio sigue a Jesús mucha gente, admirada de sus milagros; poco a poco, desencantados por su mesianismo poco exitoso y poco aparente a nivel humano, le van dejando; Jesús tiene mucho cuidado no le interpreten como a un mesías con intenciones políticas y se centra en la formación de sus discípulos, del grupo de los Doce, en la misión de Pedro; en la segunda parte, Jesús sube hacia Jerusalén, entre muchas incomprensiones, hasta llegar a la Pascua, donde se expresa la fe en Jesús, Salvador e Hijo de Dios.

Este domingo viene en el centro del Octavario por la Unión de los cristianos. Somos pocos, y es un escándalo la división entre los creyentes en Cristo, Verdad plena en quien debemos encontrarnos. Debemos rezar por la unidad de los cristianos. La oración por la unidad nos urge a procurarla en nuestras actitudes personales y en los ambientes en los que nos movemos. Como nos recuerda Pablo, es “apremiante” el momento que vivimos, por la secularización del mundo, la falta de entusiasmo entre los cristianos, la crisis en la vida sacerdotal y consagrada. La unidad hay que procurarla, trabajarla y amarla.

También hoy las lecturas nos llaman a la conversión a todos, a forasteros, “ninivitas”, y a los más cercanos; Jesús llega hasta nuestro lugar de trabajo (nuestras barcas) y nos invita al seguimiento; es la llamada a una verdadera trasformación interior. Solamente así estaremos en condiciones de trabajar por la evangelización. El apostolado es obra de la gracia, pero podemos ser buenos instrumentos o herramientas que no sirvamos. Jesús nos dice “se ha cumplido el plazo, está cerca el Reino de Dios, convertíos y creed en la Buena noticia”. ¡Cuántas veces hemos escuchado esta invitación! En cada etapa de nuestra vida ha tenido unas resonancias. Aceptar que estamos equivocados y procurar rectificar; salir de nuestras verdades, razones, fijaciones, seguridades… ver el dolor que podemos crear, el mal que podemos hacer. El seguimiento de Jesús nos urge a vivir con autenticidad, a actuar como él lo haría.

Que la celebración de la fiesta de San Vicente, diácono y mártir, y el testimonio de su fidelidad a Jesucristo, nos ayude a recordar el valor de nuestra fe y la exigencia de seguir trasmitiéndola. Siempre los cristianos hemos sufrido persecuciones, ya que el Evangelio juzga al mundo, que se rige desde otros valores e intereses. La fortaleza, la resistencia, la perseverancia… junto al servicio humilde y la misericordia, siempre han sido virtudes del discípulo.
Sin esta larga cadena de testigos del Señor no nos hubiera llegado la buena noticia del gran amor de Dios nuestro Padre, manifestado en Jesucristo, del glorioso destino al que somos llamados y del Evangelio de la vida, como proyecto de realización personal y camino de salvación.

( 132 visualizaciones )
Domingo 2º del Tiempo Ordinario (15 de enero de 2012) 
sábado, enero 14, 2012, 11:26 PM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 2º DEL TIEMPO ORDINARIO (15-enero-2012)

1ª lectura. Primero de Samuel 3, 3b-10.19. Habla, Señor, que tu siervo te escucha.

Salmo 39. Aquí estoy, para hacer tu voluntad.

2ª Lectura. Primera Corintios 6, 13-20. Vuestros cuerpos son miembros de Cristo

Evangelio. Juan 1, 35-42. Vieron donde vivía y se quedaron con él.

Las lecturas de este domingo nos hablan de llamada, de vocación, de encuentro, de seguimiento.

La primera lectura nos cuenta la vocación del niño Samuel. En la noche, supo escuchar la voz del Señor porque hubo alguien, Elí, que le ayudó a reconocerla. “Habla; Señor…”, respuesta llena de sencillez y de confianza, que fue el comienzo de la dedicación de aquel niño al plan de Dios.

En el evangelio hemos escuchado el encuentro de dos discípulos, Andrés y Juan, con Jesús. También hizo falta la mediación de otra persona: Juan el Bautista, quien lo indicó diciendo: “este es el Cordero de Dios…”. La admiración por el Maestro, el deseo de ser como él, “Maestro dónde vives. Venid y lo veréis”. Y se quedaron para siempre, Y aquel encuentro marcó sus vidas. “Serían las cuatro de la tarde”, recordará Juan durante toda su vida. Luego, en el grupo, fueron trasmitiendo su experiencia y Jesús fue cambiando sus vidas y llamándolos a misiones nuevas. ¡Cuanto entusiasmo pondrían para ser instrumentos del encuentro de sus hermanos con el Maestro!

La segunda lectura y el salmo nos dicen cómo debemos seguir al Señor, desde todo lo que somos, con nuestro cuerpo, con nuestra vida.

Evangelizar es la misión y la urgencia de la Iglesia y de cada bautizado, mostrar a Jesucristo para que arda nuestro corazón y cambie nuestra vida. Podemos no escuchar su voz, por no tener sensibilidad para percibir su palabra y porque necesitemos a alguien que nos ayude a reconocerlo, sin que se dé el encuentro.

¡Qué necesaria es la buena mediación! ¡Qué exigente, para quien quiere ser buen mediador! Es una misión preciosa, para hacer posible el encuentro del Señor con las personas, tantas veces roto por dificultades y heridas de la convivencia y de la vida.

Juan Pablo II nos hablaba de nueva evangelización, con nuevos métodos, con nuevo ardor, con una vida más sencilla y evangélica. Es la grandeza y la misión de la Iglesia.

Hoy nos encontramos aturdidos por muchas voces que distraen, desorientan y alejan de Dios. Tenemos que ayudar a discernir la voz del Señor y el deseo de seguirle.
Debemos ser evangelio vivo ya que la fe se trasmite por contagio. Estar llenos de Dios, vivir la fe como una trasformación interior para que nuestro testimonio interpele. Ya sabemos que no resulta fácil porque el mensaje del Señor nos supera y que nuestra debilidad personal es muy grande. El Señor eligió a Pedro para ser cabeza de la Iglesia por su capacidad de amarle (“Pedro, ¿me amas…?”). Al Señor hay que entregarle todo lo que cada uno es, y luego Él hace el milagro.

Estos próximos días tendremos dos celebraciones especiales: el octavario por la unión de los cristianos y la jornada dedicada a los emigrantes y extranjeros. Comunión y acogida fraterna, dos actitudes fundamentales y dos misiones prioritarias en la vida de cada cristiano y en la misión de la Iglesia. Que sean pronto realidad.


( 131 visualizaciones )
BAUTISMO DEL SEÑOR. Fiesta. (8 enero 2012) 
viernes, enero 6, 2012, 05:06 PM - Comentarios a las Lecturas
BAUTISMO DEL SEÑOR. FIESTA (8 enero 2011)

1ª Lectura. Isaías 42, 1ss. Mirad a mi siervo a quien prefiero.

Salmo 28. El Señor bendice a su pueblo con la paz.

2ª Lectura. Hechos de los Apóstoles 10, 14-38. Dios eligió a Jesús con la fuerza del Espíritu Santo.

Evangelio. Marcos 1, 6b-11. Después del Bautismo del Señor, el cielo se abrió.

El episodio del bautismo del Señor, por Juan, en el Jordán, nos lo narran los cuatro evangelios, indicando así la importancia que tiene para la comunidad cristiana:
-El Padre nos presenta a Jesús, como su Hijo muy amado, como el Mesías esperado sobre el que se posa el Espíritu y permanece, y nos invita a escucharlo.
-Juan el Bautista es el testigo que lo ve todo y lo muestra: es el Hijo amado del padre, a quien él no es digno de bautizar. Juan no es el mesías y ha terminado su misión: preparar el camino, mostrarlo y ser su testigo.

Jesús aparece lleno de humildad. Él no necesita ningún gesto de conversión, pero se pone en la cola de los pecadores, porque ha venido a estar entre los pecadores, para rehacer la historia humana tan llena de injusticias y violencias, tanto a nivel individual como a nivel colectivo y social. Jesús sigue en la línea del estilo de su mesianismo: nació entre los pobres, comenzó entre los pecadores, desarrolló su ministerio entre los enfermos y necesitados de salvación, morirá entre los ajusticiados. En la primera lectura Isaías nos anuncia el estilo del Mesías “…no gritará, no voceará por las calles, la caña cascada no la quebrará, el pábilo vacilante no lo apagará…promoverá la justicia y el derecho…”

Con esta fiesta se termina el tiempo de navidad, se comienza el Tiempo Ordinario y Jesús comienza su misión, su vida pública, indicando quien es, a quien y a qué viene y cuál va a ser su estilo y sus métodos.

Quienes creemos el Él tenemos que reconocerle como hijo de Dios; dejar que él realice en nosotros la transformación que supone dejar nuestra manera de ser, de actuar, de sentir, para que nos transforme en él y vivamos para su proyecto de vida, trabajando codo con codo, corazón con corazón, junto a Él; esto exige ser y sentir como El, corriendo sus mismos riesgos, su vida y misión.

El día de nuestro bautismo no fuimos apuntados a una institución, club o grupo que nos da unos privilegios y que marca unas diferencias de tipo cultural o social: fuimos incorporados a Cristo, a su persona, a su vida, a su muerte. El día de nuestra muerte celebraremos la fiesta de la comunión plena con El. Con nuestro bautismo comenzó todo.

Fuimos hechos hijos adoptivos del Padre y hermanos de Cristo, con todos los derechos y obligaciones. Nos acogió la Iglesia, a quien nos incorporamos, y formamos un cuerpo, el Cuerpo místico (que no se ve, pero que realmente existe y es una gran fuerza), con todos los cristianos del cielo, de la tierra, que han vivido…
Recibimos la gracia de Dios, la fuerza y la ayuda de Dios, para que nos sobrepongamos a nuestras malas inclinaciones y tentaciones, y podamos hacer el bien y ser fieles al Señor y al Evangelio.
Fuimos ungidos con el Santo Crisma y sellados por el Espíritu Santo: templos, sagrarios del Espíritu, cuerpos de resurrección.

Cuando los padres cristianos eligen bautizar a su hijo eligen lo mejor. Reconocen al hijo como don y propiedad de Dios; lo acogen y se comprometen a cuidarlo y educarlo, a vivir para él, trasmitiéndole la fe y enseñándole a que todo en su vida sea expresión del evangelio.

Se tiene el peligro de desvincular fe y opción de vida ya que, incluso en familias cristianas, puede celebrarse el bautismo como una tradición o un simpático acto social. Las situaciones irregulares de muchos padres, donde además, se ha perdido toda práctica religiosa, hacen temer que el niño no reciba el ejemplo que necesita para crecer en la fe, ni los medios necesarios para ayudarle.

La Iglesia necesita a las familias cristianas: hogar donde aprendemos a amar; escuela donde experimentamos lo que es compartir e iglesia doméstica, como llamaba el Vaticano II, donde nos iniciamos en el mundo de la oración y tenemos nuestra primera experiencia de ser Iglesia de Cristo.

Agradezcamos el don del bautismo y pidamos el Señor vivir de acuerdo con nuestra condición de cristianos.

( 136 visualizaciones )
EPIFANIA DEL SEÑOR. (6 DE ENERO 2012) 
miércoles, enero 4, 2012, 10:30 AM - Comentarios a las Lecturas
EPIFANIA DEL SEÑOR. SOLEMNIDAD. (6 enero 2012)

1ª lectura. Isaías. 60, 1-6. “Levántate, brilla Jerusalén, que viene tu luz, la gloria del Señor amanece sobre ti.

Salmo 71. Se postrarán ante ti, Señor, todos los reyes de la tierra.

Efesios 3, 2-6. Ahora ha sido revelado que también los gentiles son coherederos.

Evangelio. Mateo 1, 1-12, Venimos de oriente a adorar al rey

La fiesta de hoy proclama que Jesús quiere ser conocido y amado por todas las gentes, Él es la luz de todas las naciones. Su persona y su mensaje son proyecto de salvación para todos los hombres.

Después de tantos años del Nacimiento de Señor vemos que el evangelio ha llegado a todos los países, prácticamente a todos los rincones de la tierra, porque ha habido muchas personas buenas, que han descubierto el mensaje de amor de este Niño que nace, y, con el riesgo de sus vidas, lo han hecho llegar a muchos pueblos y culturas. También vemos que quedan muchas personas y pueblos que no lo han descubierto, y otros muchos, que lo entendieron mal o lo han abandonado.

Hoy, en la noche del mundo y de tantas formas de cultura, donde además de la riqueza de la condición humana, se expresan las características de este tiempo tan materialista, cerrado en sí mismo y centrado en el placer y en la búsqueda del éxito individual y egoísta, es necesario que vuelva a brillar la estrella, que se abra la oscuridad del alma de muchos hombres con un destello de esperanza. Es necesario ponerse en camino hacia algo, que en un primer momento puede parecer desconocido, pero que detrás siempre puede aparecer el Señor, que todo lo llena de sentido, cuando lo hacemos con honradez y buscamos la verdad.

Los magos son un ejemplo de personas llenas de inquietudes, que en la oscuridad de la noche, saben descubrir una luz fuerte, y tienen el valor de iniciar un largo viaje; unas veces geográfico, otras intelectual (revisando creencias, tópicos, fijaciones), otras de costumbres, que suele costar, al tener que reiniciar algo que suponga un cambio de vida.

Ante el niño hay que postrarse, adorar, reconocer con humildad; ofrecer lo que uno es, tiene y puede; y dejarse conmover ante el misterio del amor y de la cercanía de Dios. No se puede amar tanto como ama Dios. La dureza de corazón, la codicia de la vida, la fijación en los mismos planteamientos, el orgullo personal, la comodidad de que todo sigua igual; la excusa, al mirar a la iglesia y a los cristianos y decir que “tampoco vale la pena”…

Hoy, el día de la adoración de los Magos, es un día de especial ilusión en los niños y en los adultos. El regalo nos recuerda que alguien nos quiere y se acuerda de nosotros. A los niños, el peligro de recibir carbón, les dice que se puede actuar mal, que lo que es digno de amor, de premio y reconocimiento, es el bien que hacemos. El regalo es signo del gran regalo que nos hace Dios, nuestro Padre, compartiendo con nosotros a su propio Hijo que hace posible que aspiremos a la vida misma de Dios. El verdadero amor hace que el regalo sea una expresión auténtica, un lenguaje claro.

Que la comunidad cristiana hoy recuerde:

-su misión de llevar el evangelio a todas las gentes, a todas las culturas,

-su exigencia de coherencia y santidad personal para traslucir la luz que viene de Jesucristo, y no convertirnos en cuerpos opacos que no dejan pasar la luz.

-la adoración humilde y el servicio comprometido como expresiones de fe y de amor.

-la estrella dejó de brillar al pasar por el palacio de Herodes. No nos dejemos anular por el mal para que no deje de brillar la estrella del testimonio. Se todos la seguimos, en Cristo nos encontraremos.


( 140 visualizaciones )
SANTA MARIA, MADRE DE DIOS. SOLEMNIDAD (1 de enero 2012) 
sábado, diciembre 31, 2011, 09:00 AM - Comentarios a las Lecturas
SOLEMNIDAD DE SANTA MARIA, MADRE DE DIOS. Octava de la Natividad del Señor. Primer día del año. Jornada por la paz

Hoy veneramos a la Virgen María como Madre de Dios. Su Hijo Jesucristo es Hijo de Dios, y ella es Madre de su Persona divina, la segunda de la Santísima Trinidad. El concilio de Éfeso, en el siglo V, proclamó solemnemente lo que atestiguaba, creía y celebraba la Iglesia: que a la Madre del Señor, con toda propiedad, podíamos llamar Madre de Dios. Como María dio a luz a quien es fuente de la gracia, es Madre de la Iglesia y símbolo de la comunidad cristiana, en cuyo seno encontramos a Cristo. Esta es la fiesta más antigua de la Santísima Virgen.

1ª Lectura. Números 6, 22-27. Invocarán mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré.

Salmo 66. El Señor tenga piedad y nos bendiga.

Gálatas 4, 4-7. Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer.
Evangelio. Lucas 2, 16-21. Encontraron a María, a José y al Niño. Al cumplirse los ocho días le pusieron por nombre Jesús.

En el inicio del año pedimos la bendición del Señor sobre nosotros, sobre nuestras familias, sobre nuestro país y sobre el mundo entero. En los anhelos de todos está el deseo de que no nos falte la salud, el trabajo, el amor y la paz. En la primera lectura proclamábamos el deseo de que el “señor muestre su rostro sobre nosotros”. La mirada de Dios despierta en nosotros paz y serenidad. En el comienzo del año pedimos y deseamos, y de alguna manera nos comprometemos, a procurar todo lo mejor para los demás.

Pero hoy nos centramos en la figura de la Madre. La Iglesia mira agradecida a María por su colaboración en el misterio de la Encarnación. María es necesaria y ni falló a Dios ni a todos los nosotros. Además de su “sí” en la Anunciación, que supuso su opción y entrega total al proyecto de Dios, su actitud permanente ante lo que veía y vivía era “conservar todas esas cosas, meditándolas en su corazón”. No vivía nada de manera superficial sino que procuraba entenderlo todo desde lo más íntimo de sí, dando tiempo a Dios y a sí misma. También nosotros debemos profundizar en el misterio de la Navidad, en todo lo que estamos celebrando y viviendo estos días: contemplar la humildad, la pobreza, la confianza de Dios, su solidaridad con todo ser humano, el asumir todo lo nuestro desde abajo y desde dentro…y todo por infinito amor. María lo supo contemplar para poderlo vivir. Ella es la Madre peregrina que protege, acompaña, sufre; la primera discípula que se deja cambiar el corazón por las enseñanzas del Señor. Ella es Madre desde Nazaret, en Belén, en Egipto, en los caminos de Galilea y Judea, al pie de la Cruz, en el Cenáculo a la espera del Espíritu Santo. Madre de Cristo siempre, dándonosle y refiriéndonos a Él. Los cristianos, como María, debemos formarnos bajo la mirada y en el seguimiento de Cristo, para hacerlo presente con nuestro testimonio ante los demás. Por todo, la celebramos como Madre de Dios y Madre nuestra.

Hoy también es día de reflexionar y agradecer el don del tiempo y de la vida. Un año más nos regala el Señor, para crecer como personas, para hacer el bien, para construir. Siempre es lamentable perder, tirar…la salud, el tiempo, las cualidades, los medios que tenemos; es triste perder el matrimonio, la familia, el trabajo…porque no hemos estado a la altura de lo que teníamos y no lo hemos valorado suficientemente. Es un fracaso no ser felices y no hacer agradable y fácil la vida a los demás. El tiempo es don valioso, que se nos regala ¡A ver qué hacemos con él!

Comenzar un año es una ocasión para la esperanza: todo lo que vamos a encontrar, va a cambiar, podemos construir…Sabemos, que los tiempos, como siempre, son difíciles. Que estamos en una situación en la que hemos caído muy bajo y por muchos motivos. Hemos visto pero, ¿hemos aprendido? ¿Estamos dispuestos? El futuro acontece y se construye. Si actuamos desde la fe recibida, seremos más libres, más fuertes y podremos hacer más por los demás.


( 148 visualizaciones )

<< <Anterior | 51 | 52 | 53 | 54 | 55 | 56 | 57 | 58 | 59 | 60 | Siguiente> >>