Blog del párroco
Mes de mayo, mes de María 
sábado, abril 24, 2010, 01:07 AM
Mes de mayo, mes de María.
Desde mi infancia he sabido que el mes de mayo era el mes dedicado especialmente a la Virgen María. Mes de las flores, mes de María. Luego, ya mayor consideré, “si de las flores vienen los frutos, el mejor fruto, que es Jesucristo –el fruto bendito de tu vientre- tiene que provenir de la mas hermosa de las flores, que es María; en él encontramos la fuerza para curar y redimir todo el mal que originó aquel primer fruto del paraíso”.
La Virgen María es la Madre que nos da el Señor desde la cruz. Después nos entregó su espíritu, antes de descansar en los brazos del Padre. Eucaristía, amor, servicio humilde, perdón, Madre, espíritu… ¡Cuánto don, cuanto regalo!
Nos dio a su Madre como “modelo de fidelidad a la Palabra y estímulo constante para nuestra caridad”, como dice el prefacio de la misa de la Virgen de los Desamparados. Nos la dio como modelo de vida cristiana: ser cristiano es ser como María e implicarnos en la misión de Cristo como ella. Nos la dio como Madre en quien encontrar amparo, consuelo, remedio…y como meta, en su asunción, para que conozcamos el fin al que se dirige la Iglesia y cada cristiano en particular, y nunca vacile nuestra esperanza. Como María, nuestro destino es el cielo.
María es quien urge a la dulzura, al silencio, a la fortaleza, a la perseverancia, a la escucha, a la confianza, a la mediación. Necesitamos acudir a la “escuela de María” para aprender a ser cristianos.
En la vida de piedad del cristiano hay muchas oraciones que nos mantienen en cercanía con la Madre; el Ave María es muy especial. Oramos con el arcángel en la anunciación “Dios te salve María, llena de gracia…el Señor está contigo y en ti”; con la prima Isabel “bendita tu eres entre todas las mujeres, madre de mi Señor y bendito el fruto de tu vientre”. María dirá “me llamaran dichosa todas las generaciones” –feliz porque has creído, oh Madre del Señor-, y la seguimos llamando desde todas las culturas. Santa María, ruega por nosotros como en Caná, ahora y en la hora de nuestra muerte, tu que viviste tu hora en la gran hora de Cristo.
El Magníficat, la salve, el acordaos, el bendita sea tu pureza, el ángelus, el Regina coeli, el rosario…para verlo todo con los ojos de María y vivirlo todo con el coraje y el amor de María.
Las imágenes de la Virgen nos ayudan: en los templos, en nuestras casas, en el pecho…como se tiene la imagen de alguien muy querido a quien se tiene muy presente.
Hoy lugares donde la imagen de la Virgen se venera con un cariño especial: capillas, santuarios, ermitas. A veces, hay historias preciosas detrás de algunas tradiciones que nos cuentan el gran amor que se ha tenido a la Virgen y todo lo que el pueblo cristiano ha visto en ella. Le hemos dado toda clase de nombres para hacerla mas nuestra (lugares) o manifestar todo lo que le pedimos (advocaciones).
Los santuarios, han sido y siguen siendo, meta de romerías del pueblo cristiano. Acudimos a esa casa especial de la Madre donde tantos otros cristianos como nosotros han acudido a tantas cosas y en tantas situaciones y necesidades. Acudimos como romeros, recordando nuestra condición de caminantes y peregrinos; a lo que cada uno necesita, como se va siempre a la casa de la Madre. La romería durante el mes de mayo es como un obsequio especial, como una visita especial. Rezamos, cantamos, agradecemos, ofrecemos…siempre se vuelve nuevo cuando se ha vivido un encuentro de hermanos con la Madre desde el amor.

( 142 visualizaciones )
TERCER DOMINGO DE PASCUA 
domingo, abril 18, 2010, 12:47 AM - Comentarios a las Lecturas
TERCER DOMINGO DE PASCUA

Las lecturas nos siguen centrando en el misterio pascual que celebramos.

Hechos 5, 27-32.40-41: Dios ha resucitado a Jesús
Los apóstoles son acusados de enseñar en nombre de Jesús. Ellos responden que “hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”, que equivale a creer. El Sanedrín les prohibirá hablar de Jesús, pero ellos lo seguirán haciendo con la fuerza del espíritu Santo y estarán contentos de sufrir en nombre el Señor y por los trabajos del evangelio.

Salmo 29: Te ensalzaré, Señor, porque me has librado

Apocalipsis 5,11-14: Al que está sentado en el trono y al Cordero, alabanza, honor, gloria y poder por los siglos. Es el triunfo del Resucitado, quien tiene la plenitud de gloria que recibe de Dios.

Juan 21, 1-14: El discípulo a quien Jesús tanto quería dice a Pedro: es el Señor.
En el Evangelio vemos a Jesús Resucitado que acompaña y anima la misión de los discípulos. Galilea es el lugar donde se manifiesta el Señor y que nos indica que le encontramos en las tareas cotidianas (en la pesca).
Trabajan bajo la orden de Pedro, pero es de noche y vuelven de vacío. Solo cuando siguen las indicaciones del Señor tienen pesca abundante. Trabajar en nombre de Jesucristo hace eficaz el trabajo evangelizador.
El discípulo amado es quien tiene el privilegio de conocer al Señor.
Jesús, no solo da fecundidad al trabajo de los discípulos sino que los prepara y convoca para la comida eucarística; él es el único pan que se parte y reparte, y aunque no necesite la pesca de sus discípulos (ya están los peces sobre las brasas) pide la colaboración humana. “traed de los peces que habéis pescado”.
Simón Pedro, en nombre de todos, saca la red rebosante y lleva al Señor el trabajo de los siete. Estamos ante una Iglesia en la que caben todos y nadie se pierde (la red no se rompe).
Pedro ocupa un lugar muy significativo: convoca a los discípulos y lleva ante el Señor la red repleta. Antes de reconocer al Señor estaba desnudo (signo de su debilidad y pobreza); cuando le conoce se ciñe un vestido (signo de su disposición para el servicio) y se lanza al agua (gesto que significa entrega de vida).
A Pedro el Señor le pedirá un amor mas grande, “¿me amas mas que estos?”. Compartir con Cristo el oficio de pastor exige compartir también su muerte.

Cristo resucitado se hace presente en medio de la vida (están pescando) y cuando nos invita a celebrar los sacramentos (“vamos, almorzad”), nos cambia la vida (estaban de vacío y provoca una gran pesca) y nos abre los ojos de la fe para que reconozcamos que es el Señor.

Solo desde la fe podemos reconocer a Cristo resucitado, fortalecer los vínculos con él y encontrar fuerzas para lanzarnos al mar del servicio y de la evangelización. Esto siempre es duro, porque nos encontramos con una sociedad marcada por la increencia, el egoísmo, la violencia.
Pero es el Señor quien nos prepara la mesa y quien valora lo que nosotros ponemos de nuestra vida y trabajo para que la pesca no deje de ser abundante.

( 115 visualizaciones )
Carta a los jovenes que vais a recibir la confirmación 
miércoles, abril 14, 2010, 12:24 AM - Noticias
CARTA A LOS JOVENES QUE VAIS A CONFIRMAROS.


Queridos jóvenes:
Con la confirmación vais a completar la “iniciación cristiana” que empezó con el bautismo y que pidieron vuestros padres a los pocos días de nacer.
El Espíritu Santo, amor personal de Dios, viene a confirmar vuestra fe, a llenaros de su amor, de su fuerza, de su vida.
Os quiere regalar sus dones: sabiduría para llegar al corazón de las situaciones, entendimiento para comprender y discernir, consejo para que sepáis acompañar y consolar, fortaleza para que perseveréis en las situaciones difíciles sin rendiros ni desfallecer, ciencia para profundizar en el conocimiento de Dios y de su voluntad, piedad para disfrutar en la oración y sentir a Dios mas cerca y temor de Dios para crecer en el respeto y el cuidado para ser fieles y no poner en peligro la fe, don tan valioso.
Todos necesitamos de este don que nos enriquece, fortalece y capacita. No son solo palabras. Por eso, tenéis que acogerlo, para que dé, a través de vosotros, muchos frutos.
Es un don que recibís en la Iglesia y, con vosotros, toda la comunidad eclesial.

Dicen que ha disminuido mucho el número de jóvenes que se confirman; dejaron de rezar, de ir a misa, de recibir el sacramento de la penitencia; así, poco a poco, han perdido el sentido religioso y Dios ha llegado a ser el gran desconocido; también ha influido la falta de interés y de compromiso en la asistencia a las catequesis. Vosotros sabéis, mejor que nadie, lo difícil que resulta manteneros en una actividad si no os interesa. Es posible que también haya influido el que no os hayamos presentado la confirmación como un encuentro personal con Jesucristo que viene a acompañaros, a aumentar vuestra capacidad y disposición para amar y hacer el bien; para que viváis “ a su aire” y no vayáis solo “a la vuestra”, sin rumbo ni sentido.
Quien conoce a Jesucristo y ha descubierto de verdad “el tesoro”, ya no le quiere perder.

El gran protagonista en la confirmación es el Señor, que os da su Espíritu. El os da su Aliento divino, vosotros solamente sois la vela que se deja llevar por el mar de la vida hacia los puertos que él os conduce.
Los confirmandos tenéis que desearla con interés y alegría; no vale el “me obligan mis padres”. Así, nadie llegará a encontrar y a conservar un gran amigo. Y vivid, en consecuencia, con el don recibido.
Vuestros padres también son muy importantes. Pidieron a la Iglesia el bautismo para vosotros y se comprometieron a educaros cristianamente. Os han procurado dar buen ejemplo y os han empujado muchas veces para muchas cosas: desde vuestro primer día de colegio hasta el inscribiros en la confirmación. Agradecerles su interés. Sin ellos, habríais perdido cosas valiosas.
La parroquia con sus sacerdotes y catequistas, todos, cada uno en su sitio y en su momento han sido mediaciones muy oportunas de Dios.
Dad gracias también a vuestros padrinos. Ellos os acompañan y sostienen con su oración, consejo y testimonio.

Vivid con alegría este día. No dejéis que se apague nunca en vuestra vida la llama de la fe: se alimenta con la oración, con el trabajo bien hecho y, sobre todo, con la caridad. El Espíritu Santo es un don para vosotros, y vosotros sois un don y un motivo de esperanza para nuestra comunidad cristiana.


( 144 visualizaciones )
CONFIRMACIONES 
lunes, abril 12, 2010, 04:08 PM - Noticias
CELEBRACIÓN DEL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN

El viernes 16 de abril , en la Eucaristía de las 8 de la tarde, el Sr. Vicario Episcopal de la Vicaría Valencia nº 2, el Ilmo. Sr. D. Vicente Serrano, administrará la Confirmación a siete jóvenes de la Parroquia.

Este sacramento es un nuevo paso en la incorporación a la Iglesia de los ya bautizados. Se recibe el don del Espíritu Santo para vivir con mayor autenticidad la fe que nos va configurando a Jesucristo y así, con el ejemplo de la vida y la palabra, defender y difundir la fe recibida.

Los jóvenes han recibido unas catequesis para ayudarles a recordar de manera sistemática lo fundamental de la vida cristiana y ayudarles a encontrar respuestas a algunos de los interrogantes que hoy se les pueden plantear. También han tenido ocasión este tiempo de sentirse mas cerca de la Iglesia que les acompaña y ayuda a vivir cristianamente.

Los jóvenes que van a ser confirmados son:
1. Jorge de Juan Ripoll
2. Gonzalo Gimeno Casanova
3. José Andrés Miralles Tormo
4. Virginia Nogués Jiménez
5. Blanca Ortiz Camps
6. Pedro Sapena Maldonado
7. Belén Torres Buqué

Felicitamos a los confirmandos y a sus padres y padrinos.
Damos las gracias a las catequistas por su amable y generosa dedicación.

( 147 visualizaciones )
Solemnidad de San Vicente Ferrer 
jueves, abril 8, 2010, 02:09 AM - Avisos
Lunes (12 de Abril) después del 2ª domingo de Pascua
SOLEMNIDAD DE S. VICENTE FERRER
Patrono principal de la Comunidad Valenciana

Murió el 5 de abril de 1419
De su vida extraordinaria se recuerdan especialmente sus carismas proféticos de predicador, taumaturgo, doctor, religioso predicador de la orden de Dominicos, pastor de las almas, constructor de la paz en la Iglesia y en los pueblos cristianos. Todo vivido desde la humildad de un religioso mendicante que vivía la pasión de servir llevando a Cristo.

Día de precepto. Horario de misas: 11, 12,13, 20 y 21

1ª Lectura: Apocalipsis 14, 6-7: Temed a Dios y dadle gloria

Salmo 95, 1ss. : Contad a todos los pueblos las maravillas del Señor

2ª Lectura: 1ª Corintios 9, 16ss: ¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!

Evangelio: Marcos 16, 15-18: Id al mundo entero y proclamad el Evangelio

Del prefacio propio de la fiesta: “Porque…hallaste en San Vicente Ferrer un servidor de la paz y un maestro del pueblo cristiano, que es instruido con su doctrina y protegido con su intercesión.”

( 125 visualizaciones )

<< <Anterior | 74 | 75 | 76 | 77 | 78 | 79 | 80 | 81 | 82 | 83 | Siguiente> >>