Blog del párroco
QUINTO DOMINGO DE PASCUA. Ciclo A. 18-5-2014 
viernes, mayo 16, 2014, 06:29 PM - Comentarios a las Lecturas
QUINTO DOMINGO DE PASCUA. Ciclo A. 18-5-2014.

1ª Lectura. Hechos de los Apóstoles 6, 1-7. Escogieron a siete hombres llenos de espíritu santo.

Salmo 32. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros como lo esperamos en ti

2ª Lectura.1ª de Pedro 2, 4-9. Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real.

Evangelio. Juan 14, 1-12. Yo soy el camino, y la verdad y la vida.

El evangelio, estos últimos domingos del tiempo pascual, nos cuenta cosas que dijo Jesús a los apóstoles preparándoles, para que comprendieran su marcha y supieran vivir sin Él. Les anima a que no tengan miedo y no pierdan la paz; les dice y nos dice, que vuelve junto al Padre y que va a prepararnos sitio.

¡Qué mensaje tan esperanzador para nosotros y para tantas personas que no han tenido ningún sitio en este mundo, por pobreza, exclusión, soledad, fracasos…! “Me voy a prepararos sitio”. En la casa del Padre hay sitio para todos. Tenemos un lugar y alguien que nos espera y acoge en el corazón de Dios. Por tanto, debemos respetar en este mundo, el lugar que corresponde a cada hermano y procurar que todas las personas sean valoradas y consideradas en su dignidad. El mundo actual ofrece un espectáculo caótico: las guerras civiles, los emigrantes que no llegan y los inmigrantes que viven en condiciones inhumanas, los pobres sin trabajo ni esperanza, los que viven en las calles… ¡cuántas personas sin sitio, sin lugar físico y sin afecto, porque no están en el corazón de nadie! Jesús nos dice que en Él y en el Padre, siempre tendremos un lugar especial.

Y nos indica el camino. “El es el Camino, la Verdad y la Vida”. Jesús es Camino de ida y vuelta. Viene del Padre y nos conduce al Padre. En la vida lo importante es que encontremos y recorramos caminos que nos conduzcan a alguna parte, no caminos que terminen en un precipicio o que no tengan ninguna salida. Jesús, su persona, su palabra, su vida desde los más pequeños detalles…son el camino.

Muchas personas se trazan sus propios proyectos, unas veces sin criterios, otras desde convicciones aparentemente exitosas pero que no conducen a ninguna parte; actualmente presenciamos que muchos caminos conducen a la cárcel, pasando por la vergüenza de empobrecer o arruinar injustamente la vida de otros; otros caminos conducen a la soledad, al resentimiento, a la desestructuración personal, a la desgracia de otras personas. ¡Jesús es un camino tan sencillo, tan claro, tan liberador…! Es el camino que nos muestra la Verdad de Dios y del hombre. El ser humano llega a su plenitud cuando ama como Cristo, vive desde los intereses de Cristo, respeta a las personas y a la creación como Cristo, responde al mal como Cristo…cuando vive y es como Cristo. Por eso en Él está la auténtica vida aquí y Él nos conduce a la vida eterna. Jesús nos muestra la profunda verdad de lo que es ser hombre y de los sentimientos y criterios de Dios. “Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre”.

La segunda lectura nos habla, de la realidad de la Iglesia, somos un pueblo de consagrados, propiedad de Dios; somos un pueblo sacerdotal, podemos hacer de nuestra vida una ofrenda agradable a Dios. San Juan Crisóstomo decía que cuando un cristiano da un vaso de agua para remediar la sed de un necesitado, es como si ofreciera un cáliz de amor a Dios Padre desde el altar del pobre. Somos una nación edificada sobre la piedra angular que es Jesucristo. Roca firme, no “dura”, como la intransigencia o la falta de sentimientos, sino con la firmeza de la fidelidad por encima de toda prueba.

En la primera lectura escuchamos cómo la Iglesia, desde el principio, se va configurando como una comunidad que sirve, atiende a la caridad y predica y testimonio la palabra.

La Iglesia va caminando con Cristo, Camino y compañero de camino, hacia el Padre. Quiere ser samaritana y hogar de misericordia para todos los hijos de Dios. Quiere tener un lugar para cada hijo que se sienta “solo y desamparado”. Quiere tener, como Cristo, una palabra de paz y de esperanza. “Que no tiemble vuestro corazón…”

( 120 visualizaciones )
CARTA A LOS NIÑOS DE PRIMERA COMUNION DE LA PARROQUIA DE NTRA. SRA. DEL REMEDIO DE VALENCIA. Mayo 2014 
lunes, mayo 12, 2014, 05:07 PM - Otros
CARTA A LOS NIÑOS que recibirán la PRIMERA COMUNION el sábado 17 de mayo a las 12 horas en la Parroquia de Ntra. Sra. del Remedio de Valencia. Año 2014

1. Silvia Boronat Suay
2. Luís Díez de Rivera Muñoz
3. Claudia Gómez Carrión
4. Esther Martínez Ibiza
5. Cristina Millet López
6. Daniel Ortí Arroyo
7. Lucía Ortí Arroyo
8. Alex Prima Rocabruna
9. Ricardo Prima Rocabruna
10. Jacobo Ramón Ruiz
11. Rocío del Pilar Saura Roselló


Queridos niños: Estamos muy contentos los sacerdotes y las catequistas de la parroquia, de haberos acompañado estos años en el catecismo.

Vuestros padres nos dijeron que querían que recibierais a Jesús en la comunión y nos pidieron que os ayudáramos a prepararos. Hemos procurado que le conocierais más y que os hicierais más amigos suyos. Vuestros padres, también os han ayudado mucho.

Han pasado dos cursos, os hemos contado muchas cosas y también nos hemos hecho amigos nosotros.

Lo más difícil ha sido comprender que Jesús nos quiere tanto que nos ha dado su vida en la cruz. La noticia de su resurrección nos dio mucha alegría; primero por Jesús, porque es Dios y no han podido con él sus enemigos; y también por nosotros y por todas las personas que hacen el bien a los demás. Dios siempre está con ellos y el bien siempre da muchos frutos.

Pero lo que hizo Jesús en la última cena, cuando quiso despedirse de todos los suyos, no nos lo podíamos imaginar. Nos dijo que se quedaría para siempre entre nosotros de una manera nueva, para que todos lo tuviéramos como muy nuestro y así poder seguir ayudándonos, en el sacramento del pan y del vino.

Él lo dijo: “Es mi cuerpo, es mi vida, soy yo”, para perdonarnos siempre y para que nunca nos falten fuerzas para hacer el bien y amar a todos. Así, cuando comulgamos, le sentimos muy nuestro, nos ayuda y nos recuerda que debemos procurar que no falte a ninguna persona ni el pan ni lo que necesite para tener una vida adecuada como hijo de Dios y hermano nuestro.

El sábado le recibiréis. Tenéis que ser más buenos porque le tendréis a él y os tenéis que parecer a él un poco más cada día.

En el momento de comulgar os sabrá a un pan un poco diferente, pero sabéis, que es él: “Os entrego mi persona, os entrego mi vida”. Nunca podíamos imaginar que nadie nos hiciera un regalo así. Jesús, para nosotros y solo porque nos ama.

Por eso vuestros padres os preparan una gran fiesta en la que participarán todas las personas que mas os quieren. Va a venir Jesús a vuestro corazón por primera vez. Luego, le podréis recibir muchas veces, el os ayudará a ser buenos, felices y a hacer el bien. No os separéis nunca de él; él nunca se separará de vosotros.

Después de comulgar, habladle de todas las personas que amáis y que os han amado; de todos los que os hacen el bien y de quienes sabéis que se lo pasan mal. Y le dais gracias por todo, por la vida, porque le conocéis, por todas las personas que os quieren y por todas las cosas que tenéis; pedid a Jesús que las sepáis utilizar, conservad y compartir.

Y a vuestros padres les quiero felicitar y decir que Jesús también desea entrar en vuestros hogares y en vuestras vidas.

Que vuestros hijos os recuerden que también a vosotros el Señor os mira y os ama. El día del Bautismo de vuestros hijos la Iglesia os confió que seáis “los primeros que de palabra y de obra deis testimonio de la fe”. Seguid ayudándoles a que nunca se apague en ellos esta luz.

Que el Señor os bendiga.

( 205 visualizaciones )
DOMINGO DE LA MARE DE DEU. 18-5-2014 
viernes, mayo 9, 2014, 10:49 AM - Otros
NTRA. SRA. DE LOS DESAMPARADOS
La Madre del Señor es también nuestra Madre; los cristianos le tenemos un cariño muy especial, y los valencianos, además, a este título tan nuestro de Mare de Deu y dels Desamparats. Celebramos su fiesta el sábado anterior al segundo domingo de mayo, Y, al día siguiente, llamado domingo de la Mare de Deu, celebramos la solemnidad externa, con muchas celebraciones: Misa de Descoberta, Misa d’infants, Traslado, Misa solemne en la Catedral y Procesión general. Todos tenemos la necesidad de

Con verdadero primor cuidamos su imagen y su capilla, acudimos a rezar ante ella con mucha frecuencia, le llevamos flores y le encendemos cirios; la hemos coronado canónicamente, para expresar de manera gráfica que es nuestra reina, recorre nuestras calles, le abrimos nuestras puertas y balcones, visita nuestros cementerios, le ofrecemos los niños. Le hacemos también todo tipo de ofrendas para los necesitados…María es todo para nosotros.

En el evangelio de Juan, Jesús desde la Cruz, como último regalo, nos la entregó como Madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. El Señor quiso que siguiera ejerciendo como Madre de todos nosotros, como ya hizo hizo con él; también nos está diciendo que, para ser de sus discípulos, debemos sentirnos hijos de la Madre. Luego dijo a Juan: “Hijo, ahí tienes a tu Madre, y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa”, como Madre propia. En Juan estábamos representados todos.

Hay que hacerle sitio a la Madre en nuestra vida, en nuestro tiempo, en nuestros intereses y prioridades. Que esté, que no moleste. Que sea un don y una gracia.

Benedicto XVI nos invitaba a formar parte de la escuela de María; a aprender de su capacidad de escucha, de su oración, de su silencio meditativo, de su atención amorosa, de su estilo en acompañar y servir sin atosigar…de su forma de amar. Nunca se buscó a sí misma. Acogerla es ser como ella. No hay nada que enorgullezca tanto a un hijo como el parecerse a su madre, sobre todo, si es una Madre como la Virgen María.

Al entrar María en nuestras vidas nace en nosotros el verdadero amor. Ella nos trae a Cristo, el fruto vendito de su vientre. Y Cristo nos enseña a amar.

María es Madre de los Desamparados. Ella nos estimula a que tengamos una sensibilidad especial para ver y responder a todas las formas de Dolor humano y a que nuestra caridad sea real, no una “farsa” como dice el apóstol Pablo. El egoísmo empequeñece, aísla, empobrece y destruye. Va contra la verdadera justicia. El verdadero amor nos hace sentirnos hijos y hermanos. Y e esto no es literatura piadosa. María nos necesita; espera seguir amando a los pobres y desamparados del mundo a través de nosotros, y… ¡son tantos! ¡Tiene tantos nombres la pobreza y el desamparo! María nos hace sentir, vivir y entregarnos de otra manera. En la devoción inicial a la Virgen de los Desamparados está la atención y cuidado hacia los enfermos disminuidos psíquicos, los demenciados, los locos. María nos pide no girar la mirada ni cerrar el corazón ante los hermanos que nos necesitan.

Como fruto de la devoción a María han surgido muchos frutos de verdadera caridad, muchas instituciones, acciones, compromisos personales. Frutos de amor real y eficaz.

Trasmitamos la devoción a la Virgen, el rezo en familia del rosario. Si los niños y jóvenes no la conocen, no podrán acudir a ella en momentos difíciles de su vida. No tendrán las motivaciones que ella nos da para dirigirnos al “hermano pobre y desamparado”.
Vivir desde la misericordia y respetar la dignidad de todo ser humano es el núcleo de la fe y la gran razón de nuestro obrar.

Que la Virgen ilumine a todos los que tienen responsabilidades en el campo de la vida pública para que con verdad sirvan, apoyen y defiendan a todo ser humano.


( 122 visualizaciones )
TERCER DOMINGO DE PASCUA.Ciclo A. (4-5-2014) 
viernes, mayo 2, 2014, 06:18 AM - Comentarios a las Lecturas
TERCER DOMINGO DE PASCUA. Ciclo A. (4-5-2014)

1ª Lectura. Hechos de los Apóstoles 2, 14.22-28. No era posible que la muerte lo retuviera bajo su dominio.

Salmo 15. Señor, me enseñarás el sendero de la vida.

1ª de Pedro. 1, 17-21. Habéis sido redimidos con la sangre de Cristo, el Cordero sin defecto.

Evangelio. Lucas 24, 13-15. Le reconocieron al partir el pan.

La aparición de Jesús a los discípulos de Emaús, que están de vuelta del aparente fracaso de Jerusalén, nos expresa la vida nueva que nos trae el Señor después de la pascua.

Jesús vive entre los suyos, camina entre los suyos. Quiere confirmar su fe y ayudarles a vivir la vida nueva de la resurrección.

El camino de Emaús con Cristo es como una catequesis que el Señor nos dirige. El nos sale al paso en nuestras vidas cansadas y muchas veces fracasadas; nos deja hablar, y nos explica las Escrituras para que entendamos el verdadero sentido de lo que nos pasa y vivamos con una luz nueva. Tenemos necesidad de esta presencia que va creciendo en nosotros y le reconocemos en la fracción del pan. Cristo desaparece, ya no le ven, pero se queda en ellos, para que inicien la vuelta a Jerusalén, a sus vidas ordinarias, con otro sentido, con el Señor resucitado. En la Eucaristía Cristo siempre se queda con nosotros.

Muchas veces los cristianos estamos de vuelta de las cosas, decepcionados, sin encontrar sentido y faltos de fuerzas y tenemos el peligro de abandonar. La desesperanza invade nuestros corazones, nos falta sentido y ánimo en la vida; nos escandaliza el dolor, el sufrimiento o la muerte; necesitamos recurrir a la luz que procede de la Palabra de Dios. “¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino?”. El Señor ha resucitado y su promesa se cumple: camina junto a nosotros y lo encontramos en la fracción del pan. Terminada la eucaristía, llenos de Dios, tenemos que volver a la vida, a la realidad, con una fe renovada.
No podemos vivir sin reevangelizar la propia vida, para que la salvación de Dios ilumine cada una de nuestras experiencias, para que cualquier camino lo hagamos con Jesús al lado. Solamente entonces podemos ser testigos del resucitado.

Pedro en la primera lectura, vuelve como un hombre nuevo después de pentecostés: “Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré, por eso se me alegra el corazón”. Ya ha conocido el sendero de la vida.

En la segunda lectura, el mismo Pedro, recordándonos el gran precio con el que hemos sido rescatados, nos invita a que procedamos en esta vida con coherencia. Hemos puesto en Dios nuestra fe y esperanza.

Hoy son muchas las personas que viven con profunda amargura porque ni entienden ni aceptan la vida ni lo que les pasa. El cristiano, como Cristo, tiene que ser compañero de camino que acompaña y escucha, para que cada persona se encuentre consigomismo y un su corazón pueda atisbar el rostro de Dios que no le ha abandonado nunca. Y llevar a Cristo. Solamente se le descubre en la fracción del pan, en la caridad con el hermano, en la comunión con la comunidad, en la oración, en la palabra.

Dejémonos transformar por el Resucitado para ser sus testigos.


( 153 visualizaciones )
CONFIRMACIONES EN LA PARROQUIA DEL REMEDIO. 9-5-2014 
jueves, mayo 1, 2014, 10:15 AM - Otros
CONFIRMACIONES EN LA PARROQUIA DE NTRA. SRA DEL REMEDIO DE VALENCIA. Viernes 9 de mayo de 2014, a las 8 de la tarde. Presidirá el Ilmo. Sr. Vicario General de la Diócesis, D Vicente Fontestad.

RELACIÓN DE CONFIRMANDOS:
1. Carla Carreño Flores
2. Amparo Fernández Aleixandre
3. José Manuel Marco Salvador
4. María Marco Salvador
5. Mónica Martínez Orozco
6. Álvaro Mayordomo Ruiz
7. Ismael Moya García
8. Carmen Sapena Maldonado
9. Claudia Suárez Arquimbau


Queridos jóvenes: Espero que tengáis mucha alegría, que os sintáis muy agradecidos con el Señor, con la parroquia y con las personas que os han acompañado en este tiempo de preparación a la recepción del sacramento de la confirmación.

Yo recuerdo mi día, era más pequeño que vosotros. Mis padres y padrinos, el día de mi bautismo, pidieron a la Iglesia la fe para mí, y se comprometieron a ayudarme para que creciera conmigo. Y lo hicieron. Siempre Dios, Jesús, la Virgen María, los demás…fueron muy importantes en nuestra familia. No se hacía nada sin contar con todo los que en ellos veíamos y aprendíamos. Hemos procurado ser una familia unida y coherente.

El día de la confirmación teníamos una emoción especial. Quien es confirmado recibe el Espíritu Santo por la imposición de manos y la crismación en la frente. Somos sellados por el amor de Dios, él nos recrea y nos hace capaces de “defender y difundir la fe”, como dice el concilio Vaticano II. Acontece como en Pentecostés, el Espíritu nos hace personas nuevas, porque nos quiere transformar en Cristo.
Que la Confirmación os marque un antes y un después. Debéis tener más amor a la oración, a estar con el Amigo, para que os de su alegría, su consuelo, su fuerza…y os conduzca a la verdad plena. Debéis vigilar en vosotros los signos de la presencia del Espíritu: el gozo, la paz, la alegría, el verdadero amor. Debéis hacer vuestras las causas de los que sufren, como hace Cristo, llegando a ser un calco de Él. Si vivís llenos de Dios conoceréis de verdad la felicidad.

La Iglesia os necesita para que evangelicéis en los ambientes en que os movéis. La fe, que habéis recibido gratis, dadla gratis. Pablo VI decía que los jóvenes tenéis que evangelizar a los jóvenes. No dejéis que os engulla la masa deforme de una sociedad sin fe y poned el punto de sal y de luz que os da el Espíritu Santo.
La Parroquia del Remedio os necesita. Ya sé que tenéis muchas cosas que os ocupan y mucho trabajo. Hay que priorizar, para que la comunidad cristiana tenga todo lo necesario para que reparta toda la vida que nos encarga el Señor. Cuento con vosotros.

Felicidades a vosotros, porque ya sois plenamente miembros de la Iglesia al recibir todos los sacramentos de incorporación cristiana; y a vuestros padres, porque están cumpliendo el compromiso que adquirieron con la Iglesia el día de vuestro bautismo. Que el Señor os bendiga a todos.


Vuestro sacerdote, Gil.


( 175 visualizaciones )

<< <Anterior | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | Siguiente> >>