Blog del párroco
CUANDO PERDEMOS LAS PALABRAS (18-6-2013) 
martes, junio 18, 2013, 11:00 AM - Otros
CUANDO NO PUEDES HABLAR, POR UNA PEQUEÑA AFECCIÓN.

No me había dado cuenta lo fácil que es hablar, del don tan grande que es poder hablar. De la gran pérdida que es no poder hablar, decir, preguntar, explicar…Ni de lo pronto que se pierde esta capacidad, que también es un derecho.

Hablamos mucho, toque o no toque, pegue o no pegue. Antes, una forma de entender el valor, la categoría de una persona, era por la verdad y la firmeza de sus palabras y de los compromisos adquiridos. De algunas personas se decía que su palabra tenía el valor de una escritura notarial. La prudencia y la brevedad en el decir eran valores que acompañaban la veracidad de los contenidos, el bien hablar.

Ahora se miente, se hacen promesas que no se van a cumplir, se difama, se adula, no se cumplen palabras dadas ni ante Dios, ni ante la ley, ni ante la persona amada y los familiares y amigos… Se insulta, se blasfema, no se conoce el significado ni el valor de las palabras, se grita. Es el tiempo de los volúmenes altos (en domicilios y negocios mal insonorizados, verdadera tortura y gravamen para los vecinos), de los auriculares, de los tapones para los oídos. He oído que aumentan las sorderas y que aparecen enfermedades nuevas.

Muchos hablamos solos, hasta por la calle; muchas veces, comenzamos sin saber muy bien lo que vamos a decir, aprovechando que es nuestro turno; hay ocasiones en las que deberíamos pensar si lo que vamos a decir es verdadero, necesario, si va hacer mejores a los demás, es útil y oportuno. A veces de tas cuenta de que eres quien más habla, y da vergüenza.

No cuidamos el tono ni el ceño, que puede cambiar el contenido de las palabras. Cuando lo que decimos no es verdadero ni adecuado y lo queremos arreglar, nos liamos en nuestras palabras y razones y lo estropeamos más. El Señor nos dijo que fuéramos escuetos y concisos: “que vuestra palabra sea Si a No, lo demás, procede del maligno”.

Es una buena costumbre no hablar mal de nadie, ni menos si está ausente. “¿Quién os ha hecho jueces del hermano”?. Esta frase es del Señor, y ahora lo está insistiendo mucho el Papa Francisco, por el mal y el desánimo tan grande que produce en las personas.
Es un don muy grande la palabra. Cristo es la Palabra de Dios hecha carne. El cristiano le presta la voz, para que resuene la verdadera Palabra y llegue a los demás; y el que sirve a la verdad en los medios de comunicación escritos la hace letra.

Palabra para acoger, para trasmitir la verdad, para agradecer, para bendecir, para defender, para animar, para enseñar, aprender, para consolar, para cantar…para tantas y tantas cosas buenas.
Y la falta de la palabra te hace más pobre, más humilde, más comprensivo y más austero.

Hay que cuidar las gargantas y las palabras. Menos mal que está la mímica, los mensajes de móviles, los papelitos y los lápices…
Y también está la palabra que no se dice, y el silencio, y la oración vocal y mental.

Gracias, Señor por el don de la palabra y del silencio.

( 483 visualizaciones )
DOMINGO 11º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo C (16-06-2013) 
viernes, junio 14, 2013, 07:50 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 11º DEL TIEMPO ORDINARIO (16-6-2013)

La fiesta del arrepentimiento y el perdón.

1ª Lectura. 2º libro de Samuel. El Señor perdona tu pecado. No morirás.

Salmo 31. Perdona, Señor, mi culpa y mi pecado.

2ª Lectura. Gálatas 2,16.19-21. No soy yo, es Cristo quien vive en mí.

Evangelio. Lucas 7,36-8,3. Sus muchos pecados están perdonados porque tiene mucho amor.

Hoy las lecturas nos hablan de pedir perdón y de ser perdonados. Confesar los pecados es la actitud de quien se siente necesitado de la misericordia de Dios y descubre que es el propio Dios quien se adelanta a perdonarnos gratuitamente.

Jesús provoca un verdadero escándalo al dejarse lavar los pies por una prostituta y al valorar y poner como ejemplo los actos con que lo acompaña: secarlos con sus cabellos, besarlos…Solamente ve “actos de amor”, y “se le perdona mucho, porque ha amado mucho”; de Simón y los fariseos, la defiende”. Ante las críticas Jesús no se fija en su vida sino en su valentía y libertad, y, porque ama mucho. El amor regenera la vida y solo el amor transforma.

Contrasta la dureza y la frialdad del fariseo Simón, a quien el Señor le había concedido la prueba de amistad de comer en su casa. Mira, siente y juzga desde un sentido de la ley que le lleva a condenar. La hipocresía siempre lleva a despreciar y a considerar en menos a los demás.

Jesús defiende a la mujer. “Se le perdona mucho, porque ama mucho”. Ella no puede “contaminar al Señor” cuando le toca, como consideraba la ley; la santidad de Jesús y su pureza de corazón son los que la purifican y cambian.

La primera lectura nos trae el pecado del rey David, quien revivió muchas muestras de afecto de Dios. Pero se llenó de soberbia y pecó gravemente.

Cuando reconoció su pecado delante del profeta, inmediatamente fue perdonado; se puso “con verdad” y en actitud humilde ante el Señor.

Pablo nos dice que el hombre no se justifica por la ley. La ley solamente nos ayuda a “ver” el pecado; quien nos justifica es la fe en Jesús. Si estoy unido a Cristo, es Cristo quien vive en mí. Vivir unidos a Cristo con la mente, los sentimientos, las obras…

Jesús es el Maestro y el Redentor. El enseña y salva. En él está la fuente del perdón y la vida. El Papa Francisco nos dice que él “lo perdona todo y no se cansa de perdonar”, pero necesitamos acudir a él con humildad y confianza.

Cuando sentimos que el perdón ha sido abundante, entonces amamos más, porque el amor no deja que el pecado y el mal nos invadan la vida.

Si no tenemos los ojos y el corazón en Cristo no tenemos conciencia de nuestro pecado. Si no vivimos su perdón gratuito y generoso no tenemos fuerzas ni razones para corresponder y cambiar, para vivir la grandeza de experimentar lo que Cristo hace en nosotros. Para amar de verdad. Si estamos llenos de nosotros, miramos al Señor para que condene a los demás (que no es para lo que ha venido) y seguimos entretenidos y “enrollados” en nuestros defectos siendo muy duros con todos.

Al Señor le preocupa y busca a todo ser humano, y lo ama, y no lo quiere perder. Y quiere que experimente su amor, para que pueda cambiar. Los cristianos tenemos que hacer llegar con nuestra actitud, manera de ser…el amor de Dios. ¡Que se manifieste el amor de Dios a través de nosotros! Cada día tenemos muchas ocasiones, todas las ocasiones, si vivimos desde Cristo y no desde nosotros. Salgamos de esa concepción de vida cristiana de cumplir devociones, ir a la nuestra, no considerar a los demás y pensar solo en nosotros.

También debemos ser sensibles y agradecidos ante las muestras de amor y de interés recibidos. Porque “dejarse amar” también es una prueba de amor.

Jesús no paraba: en casa del fariseo, con la mujer pecadora…aprovechó todo para llegar al pecador y supo mirar al fondo de cada persona y situación para no quedarse en lo superficial. También nosotros somos instrumentos del amor de Dios.

Un día, un niño de la parroquia, esperando el autobús del colegio, preguntó a su padre:”Y ahora qué hará Dios?”. Y su padre, con toda normalidad le dijo: “Trabajar, no ves que tiene tantas personas de quienes ocuparse?” Y al niño le convenció la respuesta. Nosotros tampoco debemos dejar de evangelizar desde el amor, porque hoy muchas personas de las que quiere Dios ocuparse y puede necesitar nuestra mediación y testimonio.

( 654 visualizaciones )
DOMINGO 10º DEL TIEMPO ORDINARIO (9-6-2013) 
viernes, junio 7, 2013, 09:34 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 10º DEL TIEMPO ORDINARIO (9-6-2013)

1ª Lectura. Libro primero de los Reyes 17, 17-24. Tu hijo está vivo.

Salmo 29. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.

2ª Lectura. Gálatas 1, 11-19. Dios tuvo a bien hacerme un mensajero entre los paganos.

Evangelio. Lucas 7, 11-17. Muchacho, a ti te lo digo, levántate.

Las lecturas de hoy nos hablan de un Dios que da la vida, que tiene compasión ante el sufrimiento y el dolor, y que resucita muertos.

La primera lectura nos habla de la viuda de Sarepta, territorio pagano; mujer hospitalaria con el profeta y que está a punto de perder a su hijo. El profeta tomó al niño del regazo de su madre, oró con insistencia y se lo devolvió sano. La madre viuda exclamó: “Ahora reconozco que eres un hombre de Dios y que la palabra del Señor en tu boca es verdad”.

En el evangelio, otra viuda, de Naín, va a enterrar a su único hijo que ha muerto. Le acompañaba mucha gente. Jesús salió a su encuentro, se conmovió y la consoló. Pero además de consolar, se acercó al muchacho que le llevaban en el ataúd y le dijo: “muchacho, a ti te lo digo, levántate”. Y Jesús, se lo entregó a su madre. Todos quedaron sobrecogidos y exclamaban: “Un gran profeta ha surgido entre nosotros y Dios ha visitado a su pueblo”.

Dios es poderoso y compasivo, se acerca en nuestros límites, y nos da la vida; además, nos la hace recobrar cuando la habíamos perdido.

La vida pertenece a Dios quien la entrega a cada ser humano, la cuida, la defiende, la devuelve…y, por la resurrección del Señor, la hace eterna.

En la segunda lectura vemos la resurrección que se ha operado en Pablo; ciego de fanatismo, con el corazón lleno de odio, se dedicó a perseguir a Cristo en los cristianos; pero cuando se encontró con Cristo y se convirtió, su vida cambió radicalmente y se comenzó a dar testimonio de todo lo que el Señor había hecho en él. Lo hizo un hombre nuevo.

Impresiona ver y oír, cada día en los medios de comunicación, lo que estamos haciendo con la vida: de los no nacidos, de los niños no cuidados convenientemente, de los pobres socialmente más amenazados, de los que consideramos que valen menos y de los rivales, de los ancianos terminales. Por fanatismos de ideas, por despecho en las relaciones, por ajustes de cuentas, por codicia, por pura crueldad y maldad, por desestructuración de personalidades de vidas vacías y trastornadas, por nulo respeta a la condición humana…se mata, se miente, se esconde, Se es impasible ante las víctimas y todo el dolor que provocan.

Hoy vemos a Jesús. Y cada uno de nosotros, y cada comunidad cristiana, y toda la Iglesia… tenemos que ser como el Señor. Sensibles y compasivos ante el dolor, no distantes, duros ni indiferentes. Los más fieles a Jesús son los cristianos que tienen entrañas y corazón de madre; no hay otra rebaja en el amor. Y actuar, como Elías, como Jesús. Interceder y tomar de la mano para devolver esperanza, para hacer posible la vida. Desde lo que somos y podemos.

Debemos anunciar el evangelio de la vida; ser testigos del valor sagrado de la vida humana, don de Dios, con nuestro comportamiento; educar para la vida y procurar su defensa desde las instituciones y la defensa de leyes justas y convenientes.

Una cultura que va contra la vida humana está acabada por el nulo valor moral de sus miembros y porque no tiene futuro.

Pero Dios ha visitado a su pueblo. Este es el mensaje central, Y él es el Señor y el dueño de la vida que viene para que la tengamos auténtica y en abundancia, ahora, siendo fieles al evangelio…y luego la vida eterna.

¡A vivir con autenticidad y fidelidad, y a trabajar por la vida de los demás!

( 425 visualizaciones )
CORPUS CHRITI. (2-06-2103) 
viernes, mayo 31, 2013, 11:08 PM - Comentarios a las Lecturas
CORPUS CHRISTI (2-06-2013)

1ª Lectura. Génesis 14, 18-20. Melquisedec ofreció pan y vino.

Salmo 109. Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedec.

2ª Lectura. Primera a Corintios 11, 23-26. Cada vez que coméis de este pan y bebéis de la copa, proclamáis la muerte del Señor.

Evangelio. Lucas 9, 11b-17. Comieron todos y se saciaron.

La Eucaristía es “el sacramento admirable” en el que el Señor nos dejó el memorial de su pasión, su Cuerpo y su Sangre, para que tengamos vida, su vida. La Iglesia tiene a Cristo, quien quiso quedarse eterna y permanentemente, en el sacramento del pan y del vino.

En Cristo Eucaristía encontramos consuelo, escucha, compañía. Podemos descansar en el Señor, en el sagrario, en la celebración de la Santa Misa. Dios está aquí.

Pero la Eucaristía es llamada a vivir en comunión. San Pablo nos dice que sin estar en comunión no podemos celebrar la Cena del Señor.

La comunión es una actitud interior que nos sitúa ante todos los hombres con respeto, con interés, con amor. La comunión no es la afinidad, ni la simpatía ni la amistad…que se tiene con personas cercanas. La tiene el Padre, cuando crea el mundo como hogar de todos los hombres; la tiene Cristo, cuando da su vida por todos, pecadores y justos. Y nos deja el sacramento de la comunión, para que, teniendo este signo de su presencia, que nos recuerda su vida entregada, también nosotros, con El, sirvamos a la comunión con creyentes y no creyentes. Todo ser humano es hijo de Dios y hermano nuestro.

La Eucaristía es urgencia de solidaridad, de caridad eficaz: “dadles vosotros de comer”, nos dice el Señor. La Eucaristía nos urge a mirar en primer lugar, a los pobres de cualquier pobreza, implicándonos en su necesidad. Las consecuencias de un mundo tan materializado siempre son peligrosas y malas: la pobreza y la miseria de muchas personas sin familia, sin trabajo, sin techo, sin futuro y sin esperanza… la codicia, la injusticia, el egoísmo desmedido, la insolidaridad.

El lema de Caritas, en esta Jornada Nacional de Caridad, nos invita a vivir austeramente para compartir y sentirnos próximos de los que tienen menos: “Vive sencillamente para que también otros puedan sencillamente vivir”; derrochar nos hace irresponsables, caprichosos e injustos.

La crisis actual, económica y cultural, que hace que muchas personas no encuentren ni el primer trabajo, o lo pierdan, o trabajen en condiciones precarias…hace que los cristianos vivamos especialmente cerca de los que peor lo pasan. Cristo presente en el pan, tan humilde y pobre, se puede repartir, se deja comer… para que nosotros, quienes comulgamos con él, vivamos con sencillez, entre los pobres, como pobres, para que los bienes lleguen a todos y sea posible una vida digna.

El día de Corpus tiene una importancia especial la procesión. Acompañamos a Cristo Eucaristía por las calles de nuestras ciudades y pueblos, en custodias preciosas, sobre alfombras de murta, bajo lluvias de pétalos de rosas. Le seguimos, lo mostramos, lo adoramos: “Oh Dios, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu pasión”. Dios está entregando su viva para cambiarnos a nosotros y que sea posible la vida para todos. Van unidos la fe, el amor y el compromiso con los pobres.” Ubi caritas et amor Deus ibi est”. La Eucaristía nos hace humildes, agradecidos, amables, comprometidos. La procesión de Corpus es una parábola de Cristo y la comunidad con él, que caminan al encuentro del necesitado.

La Eucaristía de cada domingo es el momento en el que los hermanos en la fe, transformados por el espíritu, e convierten en comunidad de hermanos que viven del amor de Dios se dejan transformar y vuelven al mundo a servirlo y mejorarlo desde el amor recibido

( 574 visualizaciones )
SANTISIMA TRINIDAD (26-05-2013) 
viernes, mayo 24, 2013, 12:19 AM - Comentarios a las Lecturas
SANTÍSIMA TRINIDAD. Ciclo C (26-05-2013)

1ª Lectura. Proverbios 8, 22-31. A su lado estaba yo, como confidente.

Salmo 8. ¡Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre en toda la tierra!

2ª Lectura. Romanos 5, 1-5. Al darnos el Espíritu Santo, Dios ha derramado su amor en nuestros corazones.

Evangelio. Juan 16, 12-15. El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad completa.

Terminado el tiempo de pascua, celebramos en una única fiesta todo el misterio de Dios: Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo hacemos la señal de la cruz que abraza toda nuestra persona, del nacimiento a la muerte. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo comenzamos cada celebración de la Eucaristía y nos bendice el sacerdote antes de despedirnos, al final de la misa. Toda la celebración de la eucaristía está dirigida al Padre, por Cristo y en el Espíritu. Nuestra vida está inmersa en el misterio de la Santísima Trinidad.

Hoy, con una sola mirada, contemplamos quien es Dios en sí mismo, cómo se manifiesta en la historia de la salvación y sus tres grandes obras realizadas por amor y a favor nuestro: la creación, la redención y la santificación. Dios es comunidad de amor y relación de personas; es como una familia. Y esa comunión de vida llega hasta nosotros.

La primera lectura del libro de los Proverbios nos narra que Dios lo ha hecho todo con amor y sabiduría desde el principio; y esta Sabiduría tiene un nombre: la Palabra “por quien todo fue hecho” y el Espíritu” que renueva la faz de la tierra”. La creación es obra de la Trinidad.

El hombre se ha “despertado” en un mundo que él no ha hecho y que ha recibido como regalo; un mundo ordenado, hermoso, rico en medios, para que todos los hombres puedan tener una vida digna. En la creación, como obra de Dios para todos, se contempla que en nuestra existencia es importante el respeto a la naturaleza, el sentido de la gratitud, la comunión y la solidaridad con los hermanos, porque todo es don de Dios para todos. En la creación, como nos decía bellamente San Juan de la Cruz, encontramos huellas del “paso de Dios”; el salmo proclama: “Señor, dueño nuestro, qué admirable es tu nombre en todo la tierra”. La contemplación de la creación siempre nos ha llevado a admirar la grandeza y al infinito amor del creador.

La segunda lectura nos dice que Dios no se queda en la maravilla de la creación sino que está presente en lo más íntimo de la persona humana. El hombre es la obra maestra de la creación, somos “un poco inferiores a los ángeles”, estamos reconciliados con el Padre y somos Hijos de Dios. El Espíritu Santo se ha derramado en nuestros corazones, la misma vida de Dios, y estamos sellados por el Espíritu quien nos hará comprender y misterio de Dios y la grandeza y dignidad de todo hombre. No hay nada tan exigente a nivel personal que la contemplación de todo hombre como hijo de Dios, destinatario del amor del Padre, del sacrificio redentor de Cristo y del don del amor de ambos que es el Espíritu. Debemos responder con nuestras obras, con constancia, verdad, paciencia, esperanza.
El Espíritu nos revelará que la comunión que existe en Dios se abre y se desborda a la Iglesia, y que los cristianos la debemos vivir en el seno de nuestras comunidades y la debemos impulsar al mundo hecho respeto, solidaridad, paz, cooperación…La Trinidad genera y provoca una corriente de trabajo, de respeto ante los bienes de la creación, de entendimiento, de comunión de vida y amor real entre todos los pueblos de la tierra. ¡Cuánto camino nos queda por recorrer! La Trinidad es el ser de Dios y su proyecto sobre el mundo y genera un dinamismo continuo de testimoniar con la propia vida, la vida misma de Dios, como vemos en Cristo que se entrega, sirviendo y perdonando, hasta la muerte.

La vida de comunión y de amor la realiza el Espíritu que se nos da para que nos transforme en hijos de Dios, como decía una oración de la liturgia de estos días: “para que abandonemos nuestra antigua vida de pecado y vivamos ya desde ahora la novedad de la vida eterna”.


( 460 visualizaciones )

<< <Anterior | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | Siguiente> >>