Blog del párroco
DOMINGO 33º DEL TIEMPO ORDINARIO 
viernes, noviembre 15, 2013, 09:50 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 33º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo C (17-11-2013)

1ª Lectura. Malaquías 4, 1-2a. Os iluminará un sol de justicia

Salmo 97, 5-6. 7-8. 9. El Señor llega para regir la tierra con justicia.

2ª Lectura. 2ª a los Tesalonicenses 3, 17-22. El que no trabaja, que no coma.

Evangelio. Lucas 21, 3-19. Con vuestra perseverancia, salvaréis vuestras almas.

Termina el año litúrgico. La liturgia nos evoca el final, el de la historia y el nuestro personal. Las lecturas nos hablan de las muchas pruebas y sufrimientos que podemos encontrar en la vida, pero, en medio de tanta desgracia, nos invita a perseverar (“con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas”), a mantenernos responsablemente en el trabajo diario, en el cumplimiento de nuestras obligaciones, y a no perder la esperanza.

La esperanza no debemos perderla porque Dios no nos abandona y no es irresponsable con la obra de su creación; todo lo hizo por amor y el amor obliga a quien ama. Además, es justo y recto, y aunque no quiere la desgracia de nadie, apoya, sostiene, defiende y premia al justo. El Señor está siempre junto a nosotros, mas aun en el final, para ser quien premie y reconozca al bueno, al justo y al humilde.

En la vida experimentamos muchas situaciones que nos llevan al desánimo, al cansancio, a la desesperanza: desgracias naturales, enfermedades, situaciones difíciles a nivel personal, familiar y social… La tentación de “abandonar”, de “rendirnos” al esfuerzo aparentemente inútil, es permanente. El cristiano tiene que resistir en la adversidad, trabajar aportando su esfuerzo y sus conocimientos y no olvidar que no está solo en esta carrera, sino que implicado en todo está el Señor, quien tanto interés tiene por el hombre.

Estos textos son una llamada a la esperanza. Siempre el Señor está junto a nosotros, especialmente en los tiempos difíciles, y la victoria final es suya.

El cristiano no debe caer en “milenarismos” (la fecha del fin solo la conoce el Señor); ni en la resignación, que es expresión de desesperanza y de impotencia; ni en catastrofismos, como si Dios no existiera o nos hubiera abandonado y todo estuviera abocado a una destrucción final. En la vida estamos expuestos al dolor y al sufrimiento, al físico y al moral, pero la desgracia mayor del ser humano está en instalarse en la corrupción (justificar el mal que se practica y en el que se vive) y el vacío y el sin sentido de la propia existencia con todas sus consecuencias.

Dios siempre está junto a nosotros y lo estará al final, porque siempre hay justicia divina (aun cuando falle la humana); porque todo esfuerzo noble y toda acción generosa tienen su fruto y su premio, es posible la esperanza.
Lo mejor es mantenerse en el propio puesto, trabajando y haciendo el bien hasta que Dios quiera.


( 442 visualizaciones )
DOMINGO 32º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo C (19-11-2013) 
viernes, noviembre 8, 2013, 10:45 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 32º DEL TIEMPO RODINARIO. Ciclo C (10-11-2013)

1ª Lectura. 2º libro de los Macabeos 7, 1-2. 9-14. El rey del universo nos resucitará para una vida eterna.

Salmo 16. Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.

2ª Lectura. 2ª carta a los Tesalonicenses. El Señor os dé fuerzas para toda clase de palabras y de obras buenas.

Evangelio. Lucas 20, 27-38. Dios, no es Dios de muertos, sino de vivos.

Los últimos domingos del año litúrgico, la Iglesia siempre nos propone que reflexionemos sobre la vida eterna, cuestión poco considerada en este tiempo en el que estamos tan ocupados y preocupados por el presente y por lo más inmediato, y en el que tanto se ha perdido el sentido religioso y trascendente de la vida.

En la primera lectura, los mártires Macabeos proclaman su fe en la resurrección. El fragmento de la carta a los Tesalonicenses nos exhorta a mantener viva la esperanza, virtud difícil y meritoria, en tiempos y situaciones difíciles. En el evangelio, después de una discusión artificial y desagradable con los saduceos, Jesús anuncia la resurrección de todos y la vida de los hijos de Dios en la gloria. Hace unos días, el 13 de octubre, celebrábamos en Tarragona la beatificación de 522 mártires españoles de la guerra civil: fue una proclamación gozosa de su fe en Jesucristo y en la vida eterna, por encima del sufrimiento y de la muerte. Todos los domingos, cuando recitamos el credo, proclamamos como una verdad fundamental de la fe: “creo en la resurrección de la carne”, “creo en la resurrección de los muertos” y “en la vida del mundo futuro”.

El acontecimiento fundamental de nuestra fe es la resurrección de Jesús. Desde ella, le conocemos en plenitud, entendemos el plan salvador de Dios y podemos comprendernos a nosotros mismos, el sentido de la vida y de nuestra vida y contemplar nuestro futuro. En la victoria de Cristo está nuestra victoria personal.

Lo difícil para los cristianos está en “creer” o “comprender” la resurrección del cuerpo, de la carne, de los muertos. La Iglesia venera el cuerpo del difunto en la celebración de las exequias cristianas, lo rocía con agua bendita recordando el bautismo, lo inciensa…porque es templo del Espíritu Santo; es un cuerpo ungido en el bautismo, en la confirmación, en la unción de enfermos, en algunos casos, en el orden sacerdotal o la consagración episcopal…Es un cuerpo consagrado, que ha sido muchas veces alimentado por el cuerpo sacramental de Jesucristo en la eucaristía, que ha sufrido en su propia carne la pasión del Señor en las enfermedades y sufrimientos, que ha servido, que ha apoyado a otros hermanos. Que pasará por el anonadamiento de ser polvo y ceniza, semilla de vida y eternidad.

Los cristianos siempre hemos enterrado a los difuntos en lugares sagrados, a la espera de la resurrección; hemos ofrecido flores, luces, oraciones…Porque creemos en la vida más allá de la muerte, la vida conquistada y regalada por Cristo.

Exigencias de nuestra fe son valorar nuestra salud y nuestra integridad personal; tener un gran respeto al cuerpo, a la persona en su materialidad: las obras de misericordia son: dar de comer al hambriento, curar a los heridos y enfermos, visitar a quien está solo, socorrer a quien lo necesita, enterrar a los muertos.

Hoy debemos tener gran cuidado en el respeto con el que debemos tratar las cenizas de los difuntos recogidas en las incineraciones: debemos darles sepultura en lugares sagrados: cementerios, columbarios, en espera de la resurrección. Han surgido muchas costumbres, a veces raras y pintorescas, algunas veces poco respetuosas con el difunto, que en ocasiones son disfraces de nuevas formas de negocios, de exotismo, de rarezas o de comodidad. Con algunas de estas nuevas formas de “vernos libres” de las cenizas o de “colocarlas, depositarlas o desparramarlas” según la voluntad del difunto, expresamos nuestra increencia en la resurrección después de esta vida.

Los cristianos debemos que respetar el propio cuerpo y el de los demás; la vida y la muerte, porque creemos que la vida es don de Dios, manifestación de su amor y esperamos en la resurrección, conquistada por Jesucristo. Por “la Comunión de los santos” podemos orar por los difuntos y ellos pueden interceder por nosotros.


( 473 visualizaciones )
DOMINGO 31º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo C (3-11-2013).  
sábado, noviembre 2, 2013, 09:49 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 31º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo C (3-11-3013)

Solamente el encuentro personal con Cristo nos transforma.

1ª Lectura. Sabiduría 11, 23- 12,2. Te compadeces, Señor, de todos, porque amas todos los seres.

Salmo 144. Te ensalzará, Dios mío, mi Rey.

2ª Lectura. 2ª a Tesalonicenses. 1, 11-2,2. Que Jesús, nuestro Señor, sea vuestra gloria y vosotros seáis la gloria de él.
Evangelio. Lucas 19, 1-10. El Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

A Zaqueo no le hubiéramos conocido si no se hubiera encontrado con el Señor. Hubiera seguido siendo un hombre, pequeño y empequeñecido, odiado y ninguneado por sus vecinos. Nunca hubiera sabido qué era ser feliz y sentirse amado. Sin Jesús no hubiera cambiado. Nunca se hubiera “puesto de pie” para ser un hombre nuevo.

Pero hubo un cruce de miradas, de sentimientos y una invitación por parte de Jesús: “Zaqueo (el Señor siempre llama por el nombre”), hoy quiero hospedarme en tu casa”. Jesús quería entrar en su vida, porque él ha venido a salvar lo que estaba perdido. Y Zaqueo, lleno de alegría, no opuso ninguna resistencia, se dejó conducir y cambiar por el Maestro.

Su bajeza de estatura, de talla moral…y la gente, le impedían ver a Jesús. A veces, la bajeza moral nos hace duros y mezquinos, crueles y envidiosos, interesados e hipócritas…y no podemos ver ni comprender a Jesús. Estamos encerrador en nuestras razones. ¡A cuantas personas, su pobreza moral personal, les lleva a rechazar a Dios para no sentirse desenmascaradas, no reconocerse pecadoras y no tener la necesidad de cambiar!

Otras veces son los otros. Los consideramos amigos y estamos equivocados: sus críticas, su actitud negativa, disfraz de su interés, su desafecto hacia nosotros, su pretendida superioridad intelectual, van de “entendidos y maestros por la vida”…Para vivir justificados ellos, quieren que seamos y actuemos como ellos hacen. Nos impiden crecer y por comodidad nos dejamos.

Necesitamos encontrarnos con Jesús, en el silencio, en la oración, en los pobres, en la Palabra, en la Eucaristía…y entonces le contemplamos y comprendemos en toda su grandeza, como nos lo presenta el libro de la Sabiduría: "se compadece de todos…cierra los ojos ante los pecados para que no sintamos vergüenza y nos convirtamos…amas a todos…y tu amor nos hace subsistir…amigo de los hombres…” Así es nuestro Dios.

La experiencia del encuentro con Jesús es nacer de nuevo, es sentirse otra persona al verificar que el amor de Dios en ti lo puede todo. Pero tienes que buscarlo, aunque tímidamente, como Zaqueo quien se subió a una higuera sin esperanza de que Jesús cayera en la cuenta de quién era él. No podemos olvidar que encontrarse con Jesús es fácil, porque él no deja de buscarnos, incansablemente nos sale al paso en cada situación de la vida. Pero debemos reconocerle, escuchar su voz, dejarnos amar y cambiar por él y postrarnos, adorarle. Solo desde la adoración experimentamos su grandeza y nos ponemos en situación de crecer con él. No es lo mismo adorar por gratitud, admiración y amor, que estar sometido por desprecio y a la fuerza.

Debemos reproducir en nosotros el estilo y la sensibilidad de Dios: saber mirar a otra parte ante la miseria del hermano para no avergonzar a nadie, vivir siempre desde el amor y la amistad que regenera y renueva… y no cambiar, sentirse amigo siempre. La perseverancia y la fidelidad son el sello del verdadero amor.

Gracias, Señor.



( 378 visualizaciones )
SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS. Ciclo C. (1-11-2013). Invitados a un gran proyecto de vida. 
jueves, octubre 31, 2013, 12:02 AM - Comentarios a las Lecturas
SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS (1-11-2013)

1ª Lectura. Apocalipsis 7, 2-4.9.14. Vi una muchedumbre inmensa, que nadie podía contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas.

Salmo 23. Estos son los que buscan al Señor.

2ª Lectura. De la primera carta de S. Juan. 3,1-3. Veremos a Dios tal cual es

Evangelio. Mateo 5, 1-12ª. Estad alegres y contentos porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

Hoy celebramos en una sola fiesta a “cuantos vivieron en tu amistad a través de los tiempos”, como decimos en una plegaria eucarística; a los amigos fuertes de Dios. A todos los que “forman parte de la asamblea del cielo” y vienen del mundo, “de la gran tribulación”, superando dificultades y pruebas, e interceden por todos. A todos los que “te han buscado con sincero corazón”. No conocemos sus nombres, muchos han dado sus vidas por Jesucristo, todos han sido testigos del evangelio.

Hoy recordamos que todos estamos llamados a la santidad. “Ser santo” suena como algo de otro tiempo, algo que no tiene nada que ver con lo que vivimos, pretendemos y somos. El “santo” vive como “hijo de Dios”, se parece a su Padre, en lo que ama y en como ama, en todo lo que es y en todo lo que hace. “Santo” no es el que practica bien la religión, sino el que vive como un buen hijo de Dios, el Santo por excelencia y la fuente de toda santidad.

Estamos llamados a ser fieles a nuestro Padre en todas las edades, condiciones sociales, estados de la vida…”Vivir santamente” tiene las mismas exigencias para todos, vivir las bienaventuranzas: elegir vivir con sencillez, compadecerse y ser misericordiosos, trabajar por tender puentes de encuentro entre las personas y procurar la paz, ser libre y caritativamente veraces, ser honrados y coherentes hasta el final, sentirse hijos de Dios y hermanos de los demás.

Las bienaventuranzas son el retrato más fiel que tenemos de Jesucristo; también son el proyecto evangélico más concreto de vivir como hijos de Dios y el camino para ser felices. “Ser santo” no es ser raro ni antiguo sino vivir desde el “Espíritu de Jesús”. El tener un determinado padre nos marca, el haber recibido mucho nos condiciona, por eso, lo normal en nosotros es querer vivir como “hijos de Dios”, como el Hijo propio de Dios. Y esto, no como una obligación que nos amarga y abruma sino como un proyecto de vida que nos enorgullece, dignifica y ayuda a nuestra realización personal. Los niños quieren ser como sus padres en todo; el cristiano, “se hace como un niño”.

Esta fiesta es de comunión. Estamos unidos a todos los que “nos han precedido en el signo de la fe y duermen el sueño de la paz”. La muerte no nos hace perder a nadie. Por la oración, desde el cielo o desde la tierra, intercedemos unos por otros, y esperamos en la vida que el Señor resucitado nos ha conquistado.

Estos días los cementerios parecen jardines. La flor expresa el amor y es signo de vida. Recordamos, agradecemos, añoramos, pedimos, esperamos…con oraciones y flores.

“Ser santos” en las circunstancias de vida por las que pasemos, en la tribulación de la historia personal que cada día escribimos cada uno de nosotros. Hemos blanqueado nuestras túnicas con el agua bautismal y hemos fortalecido nuestro corazón con la sangre del Cordero.

Ser santos. Vivir como hijos de Dios. Misión, destino. No podemos conformarnos con menos. Que así sea.

( 442 visualizaciones )
DOMINGO 30º DEL TIEMPO ORDINARIO.Ciclo C (27-octubre-2013) 
sábado, octubre 26, 2013, 07:48 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 30º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo C (27-10-2013). La oración humilde

1ª Lectura. Eclesiástico 35 15b-17. 20-22ª. Los gritos del pobre atraviesan las nubes. A quien no atiende nadie, le atiende amorosamente Dios.

2ª Lectura. 2ª carta de San Pablo a Timoteo 4, 6-8.16-18. Ahora me aguarda la corona merecida.

Evangelio. Lc 18, 9-14. El publicado bajó a su casa justificado; el fariseo, no

El evangelio nos habla de oración. El Señor, dirigiéndose a unas personas religiosas, pero muy soberbias y seguras de ellas mismas, les dice esta parábola, para descubrirnos la única actitud posible para llegar al corazón de Dios: la humildad. La parábola habla de un fariseo y de un publicano.

La palabra “fariseo” es un insulto; es sinónimo de falso, de hipócrita, de persona que cuida las formas, la apariencia… pero su vida no se corresponde ni con lo que dice ni con lo que exige a los demás.

En el tiempo de Jesús eran un grupo religioso que conocían muy bien las Escrituras y las sabían interpretar; cumplían las normas de manera impecable, para estar tranquilos ante Dios, pensando que se encontraba obligado a corresponderles por lo bien que actuaban. Tenían algunos peligros muy graves: considerarse mejores que los demás, ser duros, despreciar a quien no era como ellos y tratar a Dios con exigencias, como quien no tiene nada que agradecer porque todo se lo han ganado y se lo merecen.

El fariseo del evangelio sube al templo a dar gracias a Dios por ser como es: perfecto y estupendo. Hace muchas cosas buenas, lo sabe y lo dice. Se encuentra bien, que es lo que le importa, actuando así. Es muy arrogante.

El publicano no tiene la misma actitud, sube a pedir misericordia, no a presentar sus méritos. Los publicanos, en tiempo de Jesús, eran mirados con desprecio; trabajaban para los romanos y eran juzgados, de entrada, como a personas que solo les interesaba el dinero. Conocemos a un publicano a quien Jesús miró con cariño, se llamaba Zaqueo y tuvo una reacción extraordinaria de conversión personal ante la llamada del Señor.

El publicano del evangelio subió al templo, con una actitud muy humilde, a pedir misericordia. Nos dice el evangelio que salió justificado, y el fariseo, no. “Todo el que se humilla será ensalzado y el que se ensalza será humillado”.

La humildad no consiste en considerarnos menos de lo que somos. Santa Teresa decía que la humildad es la verdad. Vernos y ver al hermano en su realidad y en su dignidad. El orgullo y la mentira siempre son malos, dificultan la relación con los demás y hacen que los tratemos de manera injusta. Tampoco ayuda actuar por interés, por buscar ganancia personal. Todos tenemos cosas que ofrecer y todos necesitamos mucho de los demás.

Fariseísmos han existido siempre, porque siempre han existido y existen personas que se consideran superiores, mejores, con mas derechos sobre los demás, y que abusan de los muchos y variados pobres de cada tiempo.

A Dios le duele el sufrimiento de las personas maltratadas y despreciadas por sus hermanos; la primera lectura nos habla de que siempre llega al Señor el gemido del que es víctima de cualquier injusticia de cualquier persona. El comportamiento del creyente debe ser justo y caritativo con toda persona y su voz siempre debe defender a los marginados, abandonados, ninguneados.

El Papa Francisco nos está urgiendo continuamente a que estemos afectiva y eficazmente con los hermanos que sufren en las periferias existenciales de este mundo. La dignidad y la verdadera grandeza está en el servicio al hombre. No formamos parte de ningún club de personas selectas, superiores o distinguidas, somos hijos de Dios y hermanos de los más necesitados.

( 414 visualizaciones )

<< <Anterior | 24 | 25 | 26 | 27 | 28 | 29 | 30 | 31 | 32 | 33 | Siguiente> >>