Blog del párroco
TERCER DOMINGO DE ADVIENTO (16-12-2012) 
jueves, diciembre 13, 2012, 07:41 AM - Comentarios a las Lecturas
TERCER DOMINGO DE ADVIENTO (16-12-2012)

1ª Lectura. Sofonías 3, 14-18ª. El Señor se alegrará en ti.

Salmo. Isaías 12, 2-3. 4. 5-6. Gritad jubilosos: “Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel”.

2ª Lectura. Filipenses 4, 4-7. El Señor está cerca.

Evangelio. Lucas 3, 10-18. ¿Qué hemos de hacer?

El tercer domingo de Adviento la liturgia nos invita al gozo, a la espera confiada. En la oración colecta pedimos: “Concédenos llegar a la Navidad, fiesta de gozo y salvación, y poder celebrarla con alegría desbordante”. Cuando esperamos de verdad, ya vivimos lo que esperamos aunque no lo poseamos todavía. El anuncio, ya nos hace felices. Este es nuestro gozo.

Cuando esperamos a alguien muy querido estamos en vilo, y lo disponemos todo para que se encuentre muy bien acogido. San Agustín hablaba del gozo del deseo, descubriendo lo que llevamos en el corazón para Dios: “La fe es el deseo de la visión; la esperanza, el deseo de la posesión; la caridad es el deseo del amor lleno de felicidad”. Cuando llega el Señor se cumplen las promesas; el Bautista, amigo del Esposo, dirá que se alegra al escuchar su voz.

Sofonías en la primera lectura nos llama a la alegría: “Regocíjate…grita de júbilo…alégrate…gózate de todo corazón…” por todo lo que Dios hace con su pueblo: nos ha salvado y nos ha liberado (“ha cancelado tu condena, ha expulsado a tus enemigos…”; es nuestro Señor y está entre nosotros; se complace en nosotros y nos ama. El verdadero gozo está en la certeza de que Dios es amor y viene como salvador. Aquí está la razón de la plenitud de vida del cristiano que nos impulsa a evangelizar.

Pablo en la segunda lectura nos invita a la alegría: “Hermanos, estad siempre alegres en el Señor, os lo repito, estad alegres”. El motivo es “el Señor está cerca”. Por la oración presentaremos al Señor nuestras preocupaciones e inquietudes y el fruto será la paz.

El domingo pasado el Bautista nos llamaba a la conversión. Hoy nos dice esta conversión hacia donde nos lleva, qué nos exige. A la pregunta: “entonces, ¿qué hacemos”, a la gente les dice que “compartan (túnicas, comida…)”. A unos publicanos (pecadores públicos reconocidos) que vienen a bautizarse que “no sean duros y exigentes”; a unos militares, “que no extorsionen, que no se aprovechen de los demás, que sean justos”.

Los frutos de la conversión, a la que estamos llamados todos, no se centran en actos piadosos sino en la relación fraterna con el prójimo, en la búsqueda de la justicia, en la honradez y en la renuncia a toda forma de violencia. Y a esto, estamos llamados todos.

En la segunda parte del evangelio Juan nos manifiesta lo que piensa del Mesías, para que no lo confundan con su persona: “Yo bautizo con agua…él con Espíritu Santo y fuego; él es más fuerte que yo, quien no merezco desatar ni la correa de la sandalia. El viene como juez, a separar la paja del grano, yo solo a preparar el camino”.
Cuando Juan Bautista contemple a Jesús en la cola de los pecadores para ser bautizado, comprenderá que su mesianismo no es de fuerza, sino de humildad y misericordia, y se presentará como anunciador de la Buena Noticia.

Hemos de recuperar la alegría de ser cristianos, el gozo de la fe. La vida cristiana no es una carga que reparte condenas y recorta libertades y posibilidades. La Iglesia tiene que evangelizar con alegría, porque el Señor está cerca de nosotros y tenemos que anunciar el amor salvador de Dios. La fe nos da sabiduría para llegar al corazón de personas y situaciones y no olvidar que la vida tiene sentido, porque hay Alguien comprometido con ella; la esperanza nos hace audaces, resistentes, perseverantes; la caridad nos llena de amor y hace posible la entrega. Y todo, lo tenemos que vivir con actitud humilde y servicial.

¡Alegraos, el Señor está cerca!

( 458 visualizaciones )
SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO (9-12-2012) 
sábado, diciembre 8, 2012, 04:27 PM - Comentarios a las Lecturas
SEGUNTO DOMINGO DE ADVIENTO (9-12-2012)

1ª Lectura. Baruc 5, 1-9. Dios mostrará su esplendor sobre ti.

Salmo 125. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres.

2ª Lectura. Filipenses 1, 4-11. Manteneos limpios e irreprochables para el día de Cristo.

Evangelio. Lucas 3, 1-6. Todos verán la salvación de Dios.

Hoy los profetas quieren levantar al pueblo de su sentimiento de fracaso, de cansancio, de tristeza…y anuncian que Dios va a venir, intervendrá y lo mejorará todo. El profeta Baruc invita a Jerusalén a revestirse con todo lo mejor que tiene, como una reina; Pablo en la carta a los Filipenses, a que tomemos conciencia de nuestra vocación cristiana, a que nos convirtamos creciendo en el amor.

El domingo pasado Jesús anunciaba la venida del Hijo del hombre y nos llamaba a vigilar y a esperar. Hoy el Bautista nos invita a convertirnos, a preparar el camino del Señor que viene.

El comienzo del evangelio de hoy tiene gran solemnidad, fechando y ubicando dónde se realiza el ministerio de Juan y el de Jesús: “El año quince del emperador Tiberio…vino la palabra a Juan en el desierto…y fue por toda la región…” Juan y Jesús realizan su ministerio en medio del mundo, en la historia concreta de Israel, porque la salvación que trae Jesús se realiza en personas y en situaciones concretas.

Juan es el profeta que prepara el ministerio de Jesús; va delante de él y les recuerda que ya está en medio de ellos; deja claro que él no es el Mesías (dice que no es digno de desatar la correa de su sandalia); el solo es la voz (San Agustín dirá que Cristo es la Palabra) y su misión es preparar el camino, anunciando la conversión (cambiad, enderezad, allanad…)y mostrar a Cristo (“ese es el cordero de Dios…”) porque fue testigo de lo que aconteció en el Jordán.

La misión del Señor la tenemos que realizar en las situaciones concretas que vivimos, sufrimos y esperamos. Dios viene a nosotros en nuestro hoy más concreto y real. Dios viene a salvar al ser humano que ha perdido la esperanza por todos los problemas que sufre. El compromiso del cristiano se realiza junto a las personas desorientadas, pobres, enfermas, fracasadas…por los motivos que sean. Dios viene a este mundo.

No hay salvación real sin convertirnos a Cristo, sin abandonar vicios, malos hábitos y malas acciones. Hay que acoger su palabra y vivir el Evangelio: desandar lo equivocado, cambiar, rectificar…y reorientar la vida hacia el Señor.

Los cristianos, como el Bautista, debemos ser precursores que indiquemos al Mesías, apóstoles que planteemos la fe a gente muy cercana a nosotros y que, por los motivos que sea, han dejado la práctica religiosa y viven alejados de Jesús y del evangelio.

El Bautista fue un hombre integro, austero, valiente, fiel al Señor. Como los buenos profetas, ni se predican a sí mismos ni son falsos maestros que distorsionen la doctrina: predican la verdad de Dios.

Hoy, como siempre, hacen falta testigos. Testigos auténticos y coherentes. Hemos fracasado centrando la vida en falsas esperanzas, escuchando palabras vacías e interesadas, recorriendo caminos que no conducen más que al propio fracaso. Jesucristo no es la solución para la otra vida, es el salvador de esta vida y de este mundo, y su Reino ya comienza aquí
.
A preparar los caminos del Señor. El vendrá a nosotros, pero…nos encontraremos nosotros con Él?.

( 424 visualizaciones )
INMACULADA CONCEPCION DE LA VIRGEN MARIA (8-12-2012) 
jueves, diciembre 6, 2012, 10:57 AM - Comentarios a las Lecturas
INMACULADA CONCEPCIÓN DE SANTA MARÍA VIRGEN (8-12-2012)

Se celebra esta fiesta desde el año 1476 y con toda solemnidad desde la definición dogmática. El papa Pio IX, el 8 de diciembre de 1854, en la bula Ineffabilis Deus, definía este dogma: “…declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer momento de su concepción, por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelado por Dios y debe ser, por tanto, firme y constantemente creída por todos los fieles…”

1ª Lectura. Génesis 3, 9-15.20. Establezco hostilidades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya. El pecado entra en el mundo cuando el hombre impone su yo y desobedece al proyecto de Dios. María acepta a Dios, su fe se hace obediencia, abraza su plan por encima del suyo personal y deja que Dios haga su obra. Su fidelidad ya es una victoria de la humanidad sobre el pecado, aunque siguen y seguirán las hostilidades entre la serpiente y el hombre; sigue la tentación intentado separarnos del camino del bien; María, con su fidelidad, nos da esperanza y alegría en la lucha y es un ejemplo radiante de vida cristiana.

Salmo 97. Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas. Hoy la Iglesia lee en este salmo todo lo que Dios ha obrado en María, y a través de ella, en toda la humanidad.

Efesios 1, 3-6. 11-12. Dios nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo. María fue elegida y llena de gracia para cumplir la misión de ser madre de Dios, y se entregó del todo a realizar el plan de Dios en su vida. Nosotros también hemos sido elegidos y consagrados en nuestro bautismo y con nuestras obras debemos colaborar en la realización de un mundo más justo y fraterno.

Evangelio. Lucas 1, 26-38. Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo. La Anunciación es el gran momento de Dios y de María. De Dios, porque lo había previsto, esperado y preparado desde antes de la creación; de María, porque se encuentra con un Dios que le sale al paso, lleno de delicadeza (“no temas”…) pero con una misión muy grande que le va a exigir la entrega de su persona y de su vida. María se cerciora de que es cosa de Dios y le entrega, desde su libertad mas total todo lo que ella es:”Aquí está la esclava del Señor”.

Esta solemnidad de hoy nos dice que Dios no improvisa, que tiene sus planes y que cuidadosamente elige o sus colaboradores y dispone de todos los medios. Su proyecto es que no se pierda nadie de los que creó con tanto amor. Y prepara a María, llena de gracia, la que se consagró desde muy joven al Señor, la creyente (“feliz porque has creído”) para que sea la Madre del Señor: la puerta, por donde entre al mundo; la maestra que le enseñe a amar, a rezar, a soñar, a amar a su pueblo, a ser muy sensible con todos los que sufren; porque Jesús, con mucha humildad, durante treinta años, vivió en el hogar de María y José y asistió a la escuela del hogar de Nazaret donde creció en “edad, sabiduría y gracia”.

María Inmaculada es ejemplo de santidad, y de madre y discípula que sabe vivir con un corazón no dividido. Amó del todo y hasta el final, como Dios le pedía, sin buscarse a sí misma ni reclamar nada. Es modelo para los consagrados, porque “era de Dios” y solo se dedicó a Él y a su proyecto. Es modelo de castidad, para jóvenes y adultos, porque, aunque por gracia superó toda pasión desordenada, amó por encima de toda decepción, del mal, del sufrimiento, con un corazón limpio, viendo siempre en los demás a hermanos de su Hijo. Es la Virgen, porque su corazón y su vida, siempre y solamente perteneció a Dios.

En nosotros está muy viva la inclinación al mal. El mal que nos hacen nos puede emponzoñar el corazón. Experimentamos nuestras debilidades y pobrezas. Pero con la ayuda de la gracia y desde un amor muy grande al Señor, podemos resistirnos al mal y vivir como bautizados. El Bautismo nos incorporó a la Iglesia, nos libró del pecado original, sembró en nosotros la fe, nos dio la gracia santificante y nos unió a Cristo, a su vida a su muerte, a su resurrección; asumimos el evangelio como buena noticia y proyecto de vida.

En María Inmaculada contemplamos la belleza que Dios admira: “Toda hermosa eres María y en ti no hay mancha de pecado”. María es la plasmación del buen gusto de Dios, en ella se dan todas las virtudes con armonía y equilibrio: la unidad se consigue cuando el amor a Dios es el eje central de nuestra personalidad y de nuestra vida.

La Inmaculada es la fiesta del amor virginal, de la castidad fiel, de la entrega coherente, de la confianza absoluta. En María Inmaculada vemos también lo que Dios quiere, que le acojamos con alegría y nos entreguemos a él con amor y confianza.

( 565 visualizaciones )
PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO (2 de diciembre de 2012) 
sábado, diciembre 1, 2012, 11:48 AM - Comentarios a las Lecturas
PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO (2 diciembre)

1ª Lectura. Jeremías 33, 14-16. Suscitaré a David un vástago legítimo.

Salmo 24. A ti, Señor, levanto mi alma.

2ª Lectura. 1ª Tesalonicenses 3, 12- 4, 2. Que el Señor os fortalezca interiormente para cuando Jesús vuelva.

Evangelio. Lucas 21, 25-28. 34-36. Se acerca vuestra liberación.

Comenzamos un Año Litúrgico con la celebración del primer domingo de Adviento e iremos celebrando, progresivamente, el misterio total de Jesucristo, de su nacimiento a la segunda venida.

Adviento significa “venida”, y son tres las venidas del Señor: la histórica, en Belén; la del final de los tiempos, que nos recordará el evangelio de hoy; y las venidas que realiza el Señor, en la discreción cada día, a cada uno y a la Iglesia, indicándonos su voluntad y donde quiere ser servido y encontrado.

El Adviento nos invita a estar atentos y a mirar hacia adelante: el Señor vino, viene y vendrá; el Señor nos pedirá cuentas del mundo y de la historia que tenemos entre manos, de lo que hemos hecho con las cualidades y medios que hemos recibido.

Jeremías, en la primera lectura, anuncia la fidelidad de Dios a sus promesas. Las promesas de Dios son reales, se cumplen, no son solo palabras. El mesías impondrá el derecho y la justicia, y así, viviremos en paz. Jeremías nos ayuda a transformar las palabras en obras de consuelo y de vida.

En la segunda lectura Pablo nos dice que la fortaleza del cristiano está en amar a todos con gran generosidad, “rebosar de amor mutuo”. Solo si amamos podemos esperar, y solo si construimos podemos evangelizar. El amor es lo único que nos hace superar dudas, miedos, inseguridades, egoísmos…”lo mismo que nosotros os amamos”, nos dice Pablo. Así, “cuando vuelva el Señor acompañado de sus santos, os presentaréis santos e irreprochables…”. Tenemos que salir al encuentro del Señor revestidos de santidad, con el esfuerzo de haber procurado cambiar el mundo con nuestro trabajo y testimonio. Los cristianos debemos vivir esta inquietud que nos supone atención y creatividad.

El evangelio nos invita a interpretar los signos de los tiempos, a discernir qué nos dice y qué nos pide el Señor por los acontecimientos y circunstancias de la vida, a levantar la cabeza, a estar despiertos. A ser cristianos vigilante y orantes, atentos a Dios y a los hermanos, no cerrados sobre nosotros mismos, ni ocultos, llenos de inseguridades y disimulos; cristianos trabajadores y auténticos testigos.

En la oración colecta del principio de la misa, la palabra se hace oración. Le hemos pedido al Padre, “aviva en nosotros, al comenzar el Adviento, el deseo de salir al encuentro de Cristo…acompañados de las buenas obras”.

( 413 visualizaciones )
ADVIENTO-NAVIDAD, TIEMPO DE GOZO Y DE ESPERANZA 
miércoles, noviembre 28, 2012, 09:44 AM - Otros
ADVIENTO-NAVIDAD, TIEMPO DE GOZO Y ESPERANZA.

El próximo domingo, día 2 de diciembre, comenzamos un año más el tiempo de Adviento, tiempo entre dos venidas: la histórica, el nacimiento de Jesús en Belén, y la que sucederá al final de los tiempos, cuando el Señor vuelva con toda su gloria como Señor del universo.

Dura cuatro semanas, y en ellas nos preparamos para recibir al Señor. Como ocurre cuando esperamos a alguien a quien amamos, la espera la vivimos con alegría y nos preparamos y lo disponemos todos para que el que viene se sienta acogido y a gusto, porque sabe que le queremos y le esperamos. Hay que ordenar la casa y el corazón.

La actitud de este tiempo es la atención y vigilancia, para enterarnos de todos los signos y acontecimientos a través de los cuales viene el Señor; a nivel personal conversión, debemos estar prontos a cambiar en nosotros lo que sea necesario (la santa misa nos lo recuerda con el color morado de los ornamentos). La virtud que nos sostiene es la esperanza, porque la venida del Señor nos recuerda que no estamos solos y vivimos la certeza de que él lo hará todo nuevo.

El Adviento es el tiempo de la Iglesia, que tiene su razón de ser y misión entre las dos venidas del Señor. Necesitamos el Adviento, porque necesitamos no olvidar que “aparecerá la bondad de Dios”, que le contemplaremos en un niño pobre que viene a compartir nuestra vida. Necesitamos contemplar a María, disponible, maternal, servicial, mujer de fe…A José, en la oscuridad del misterio y caminando hacia adelante apoyado en la Palabra de Dios; a Zacarías, a Isabel, a los pastores, a los ángeles. Tiempo de apertura y de manifestación de la misericordia de Dios hecha ternura y delicadeza.

En las iglesias y en las casas podemos tener la corona del Adviento. Se hace con ramas verdes, que nos recuerdan la esperanza; se abraza con una cinta roja, signo del amor de Dios que viene; con cuatro cirios, verde-azul-rojo-blanco, que se van encendiendo progresivamente cada semana (uno- dos-tres-cuatro) y que nos indican que nos acercamos a la fiesta de la luz plena que es la Navidad, que es Jesucristo; es circular, sin principio ni fin, como el amor de Dios que es eterno.

En nuestros hogares debemos poner en un sitio digno un Nacimiento o una imagen del Niño Jesús que nos ayude a no olvidar el motivo de estas fiestas, signo de que le acogemos en nuestra casa y en nuestra vida y que podemos mostrar a quienes nos visiten, testimoniando nuestra condición de cristianos. En el alumbrado público, en la ornamentación de negocios, e incluso y en muchas tarjetas de felicitación ha desaparecido todo contenido cristiano, queriendo dar sentido pagano a estas fiestas.

Comenzaremos el ciclo C en las lecturas dominicales, el año de Lucas, el evangelista de la oración, de la misericordia, de los pobres…el que nos cuenta con más detalle la infancia de Jesús. Es una buena ocasión para leerlo de manera continua y para enriquecer la lectura con algún estudio.

Este año viene el Adviento y la Navidad en una situación social muy difícil. Hay muchas personas y muchas familias que están sufriendo mucho y sin ninguna esperanza. Los desahucios, el paro… y con la inseguridad de no saber cuándo ni cómo terminará esta situación. Más que nunca el Adviento y la Navidad deben traer esperanza que se haga realidad en la ayuda concreta que unos a otros nos podamos ofrecer. Todos tenemos mucho que ofrecer, ya que las únicas ayudas no son materiales.

Y en el año de la fe. Para nosotros la vida es Cristo, y por tanto, es auténtica si es como la de Cristo. Que aumente nuestra confianza y nuestra caridad para que seamos buenos testigos y el mundo crea.

( 432 visualizaciones )

<< <Anterior | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | 42 | 43 | 44 | 45 | 46 | Siguiente> >>